x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

01
Feb
2018
La EMT también gestionará el Teleférico de Madrid PDF Imprimir E-mail
Otras Noticias - Madrid
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por Ayuntamiento de MadridEl Pleno aprobó una comisión de investigación sobre la gestión de BiciMAD

El Pleno del Ayuntamiento de Madrid ha aprobado este miércoles, 31 de enero, con los votos a favor de los grupos municipales de Ahora Madrid y PSOE, la propuesta para que la gestión y explotación del Teleférico de Madrid sea llevada a cabo directamente por la Empresa Municipal de Transportes, a través de su Dirección de Servicios de Movilidad.

Tras medio siglo de vida, el Ayuntamiento recuperará el Teleférico de Madrid con el doble objetivo de aprovechar todo su potencial turístico y de ocio, así como de incrementar su uso como medio de transporte alternativo para acceder a la Casa de Campo.

El Teleférico de Rosales ha sido gestionado, hasta el 31 de diciembre de 2017, por Parques Reunidos en régimen de concesión. La empresa concesionaria, en virtud del acuerdo de adjudicación suscrito con el Ayuntamiento, satisfizo en 2017 un canon anual de 8.775 euros por la explotación de la instalación y del restaurante situado en la estación de Casa de Campo. EMT, teniendo en cuenta las cifras de viajeros registradas y el régimen tarifario actual, prevé una facturación anual superior a los 2.115.000 euros.

La gestión directa del servicio por parte de EMT supone una mejora en la flexibilidad frente a otro tipo de gestión, incluso por parte del propio Ayuntamiento, permitirá una mejor integración modal, capacidad de crecimiento futuro así como la introducción de innovaciones en el servicio. Esta gestión supondrá el aprovechamiento de economías de escala y sinergias y contará con el respaldo de la calidad y la solvencia de la empresa municipal. La EMT subrogará al personal contratado por la anterior concesionaria para el servicio.

EMT ha confirmado que realizará una completa auditoría técnica en la instalación en la que se analizarán todos los componentes actuales tales como motores, poleas, tensores, cables y cabinas. Con las conclusiones de dicho trabajo, se determinarán las labores de mantenimiento necesarias, priorizando aquellas relacionadas con la seguridad, y se establecerán los plazos de actuación sobre la instalación que, actualmente, se encuentra cerrada al público.

Igualmente, la empresa municipal prevé realizar obras para actualizar las instalaciones en las terminales de Pintor Rosales y Casa de Campo para, posteriormente, destinar estos espacios a usos hosteleros, de ocio y culturales.

El teleférico de Rosales tiene una longitud de 2.500 metros, dispone de 80 cabinas con capacidad para seis personas y puede transportar un máximo de 1.200 pasajeros a la hora. La instalación cuenta con dos estaciones, la terminal motora en el Paseo del Pintor Rosales y la terminal tensora en el Cerro Garabitas situada en la Casa de Campo. Ésta última dispone de una zona de restauración con vistas panorámicas sobre la ciudad.

Esta nueva línea de negocio consolida a EMT como el mayor operador intermodal de transporte en superficie de España. Actualmente la empresa municipal opera 209 líneas de autobús con una flota de más de 2.000 vehículos, gestiona 20 aparcamientos municipales, es titular del servicio de grúa y opera el sistema de bicicleta pública eléctrica de Madrid.

Además, el Pleno del Ayuntamiento de Madrid ha aprobado con los votos a favor de los grupos municipales de PP, PSOE y Ciudadanos, y la abstención de Ahora Madrid, la creación de una comisión de investigación con la finalidad de estudiar las condiciones del contrato de cesión del servicio de BiciMad a la Empresa Pública EMT. Tal como se ha aprobado, dicha comisión tendrá una duración de tres meses y se constituirá en el mes de febrero.

Por otra parte, el Pleno del Ayuntamiento de Madrid ha aprobado por unanimidad de todos los grupos municipales su incorporación a la “Declaración de Sevilla: el compromiso de las ciudades por la economía circular” por el que se asumirá los pronunciamientos y compromisos de dicha declaración que busca construir una Economía Circular en la que los residuos y el uso de recursos se reduzcan, así como que se puedan volver a utilizar después de su vida útil. De esta forma Madrid se suma a otras ciudades como Milán, Londres o Bruselas que buscan poner remedio a los problemas ambientales. Además se compromete a llevar a cabo las exigencias derivadas del paquete de medidas de economía circular aprobado por el Parlamento Europeo.

La Comisión Europea y el Parlamento Europeo han aprobado un paquete de iniciativas para construir una Economía Circular en Europa. Con este objetivo se pretende desarrollar un nuevo paradigma de modelo económico que cierre el círculo del diseño, la producción, el consumo y la gestión de residuos, creando así una Europa ecológica, circular y competitiva.

Aunque los problemas ambientales como la lucha contra el cambio climático, su efecto sobre la biodiversidad y la creciente escasez de recursos exigen soluciones globales que están principalmente bajo la responsabilidad de los gobiernos nacionales, también deben ser una importante preocupación para las ciudades y pueblos europeos. El desarrollo urbano sostenible desde un enfoque integrado y sus interrelaciones con el mundo rural, son un elemento fundamental para el desarrollo de la innovación y la implementación de soluciones para una transición correcta hacia una economía baja en carbono y una preservación de nuestros recursos naturales. Según Naciones Unidas, el 70% de la población del planeta vivirá en ciudades en 2050.

Una economía circular, que transforme nuestros residuos en recursos, ofrece una solución a la crisis ambiental que sufriremos con el modelo económico de desarrollo lineal. No podemos construir nuestro futuro sobre el modelo de “coge, fabrica y tira”.

La economía circular favorece que el valor de los productos y materiales se mantenga durante un mayor tiempo; los residuos y el uso de los recursos se reduzca al mínimo, y los recursos se conserven dentro de la economía cuando un producto ha llegado al final de su vida útil, con el fin de volverlos a utilizar repetidamente y seguir creando valor.

En septiembre de 2015 la ciudad de París hizo un llamamiento a las “ciudades europeas en favor de una Economía Circular”, que han firmado ciudades como Ámsterdam, Bruselas; Copenhague, Lisboa, Londres, Milán y Roma.

Por eso, reunidas en Sevilla, 15 de marzo de 2017 las ciudades participantes en la Jornada sobre “Economía Circular: el Compromiso de las Ciudades” se comprometieron con su firma a:

· Promover un modelo de desarrollo urbano sostenible, inclusivo y resiliente, aumentando la demanda de actividades socioeconómicas generadoras de bienes y servicios medioambientales, lo que se traducirá en empleo verde y empleo social de mayor calidad y valor añadido.

· Impulsar y apoyar el llamamiento “Ciudades por una Economía Circular” que realizó la ciudad de París en 2015.

· Resaltar el importante papel que tienen los Gobiernos Locales en las acciones de fomento y desarrollo de una economía circular por ser la administración más próxima y la que mejor puede prevenir los impactos ambientales, en colaboración con sus vecinos y vecinas.

· Incrementar nuestros esfuerzos por reducir los impactos ambientales, climáticos y sobre la salud de las personas de sus actuales modelos de desarrollo.

· Subrayar las consecuencias positivas que un cambio de modelo hacia una economía circular supondría en términos de emisiones de gases de efecto invernadero.

· Solicitar el apoyo político y económico de la Unión Europea y de sus Estados miembros para el desarrollo de políticas locales en favor de una economía circular, favoreciendo el desarrollo de estrategias nacionales y regionales e instrumentos de cooperación.

· Desarrollar estrategias locales en favor de la economía circular que favorezcan el vertido cero, el reciclaje (especialmente de los biorresiduos), la reducción de los desperdicios alimentarios, el fomento del ecodiseño, de la prevención de residuos, de la reutilización y el reciclaje y el fomento de la compra pública de productos verdes.

· Fomentar la cooperación entre administraciones y desarrollar y compartir buenas prácticas entre ciudades, en el marco de desarrollo de Estrategias Locales por una Economía Circular.

· Involucrar a la Comunidad Científica en la investigación y desarrollo de programas de economía circular y en el apoyo y desarrollo de las estrategias locales.

· Fomentar los esquemas de gobernanza multinivel del territorio  y mejorar la concienciación, sensibilización y participación de nuestras vecinas y vecinos en las acciones locales de impulso de una economía circular, transformando a los consumidores en usuarios responsables y reemplazando el sentido de la propiedad del producto por el sentido del servicio prestado.

· Potenciar los partenariados público-privados para favorecer alianzas entre los distintos actores involucrados del sector público, organizaciones de la sociedad civil y el sector privado.

Antes de su aprobación, el segundo teniente alcalde, Nacho Murgui ha recordado que la Declaración de Sevilla es coherente con las políticas que el Ayuntamiento de Madrid viene desarrollando en consonancia con los objetivos del Paquete de Economía Circular, que aprobó la Comisión Europea en diciembre de 2015. Entre las medidas que ya ha impulsado el Ayuntamiento de Madrid se encuentran el Pacto de Milán, el Plan de Impulso del Consumo Sostenible, el Proyecto MARES, la mejora en la gestión de residuos, el Plan MAD-RE y el Plan A de calidad del Aire y Cambio Climático.

El Pleno del Ayuntamiento de Madrid también ha aprobado el nombramiento, con los votos a favor de Ahora Madrid y del grupo municipal socialista, del magistrado jubilado Carlos Granados como director de la Oficina Municipal contra el Fraude y la Corrupción.

Granados ha declarado que ha aceptado el cargo “con responsabilidad, con ilusión y con la determinación de ayudar a los ciudadanos de Madrid para que las cosas funcionen bien”. El nuevo director de la oficina contra el fraude considera que es mejor prevenir que castigar, que la prevención es fundamental y que se puede hacer una “labor magnífica” en defensa de los intereses y en defensa de los recursos públicos de Madrid. “La idea fundamental es que las competencias de prevención, las que actualmente tiene la oficina antifraude, son importantísimas e indudablemente lo que se pretende es reforzar los esfuerzos que está haciendo el Ayuntamiento en defensa de la integridad, en defensa de la transparencia y en eso siempre van a contar con la leal colaboración de la oficina antifraude”.

Considera Granados que poner en marcha esta oficina no es tarea fácil ni sencilla. “No cabe duda que si se hace con determinación y con ilusión, como lo vamos a hacer, contando además con la existencia de órganos de apoyo como es el Consejo de Asesoramiento (donde hay una representación ciudadana), yo creo que la labor que puede realizar la oficina es muy importante”, según ha explicado.

El nuevo director ha señalado algunos de los aspectos en los que la oficina se va a centrar. “No olvidemos que la Comisión Europea hacía mención de aquellas zonas que pueden ser más vulnerables en comportamientos que no son correctos, como son el urbanismo, la planificación ambiental o la contratación pública. Son aspectos donde tiene que hacer esfuerzos la oficina estableciendo un mapa de riesgos y esa es una de las preocupaciones fundamentales”.

Otro de los retos que ha apuntado Granados es la entrada en vigor, el próximo marzo, de la nueva ley de contratación en el sector público. Su artículo 66 se refiere a la lucha contra la corrupción y hace mención a la prevención cuando hay conflicto de intereses, “terreno que habrá que trabajar” según el nuevo director.

Por último, Granados ha hecho hincapié en que también es labor de la Oficina Contra el Fraude la prevención en el ámbito de la responsabilidad penal de las sociedades mercantiles públicas.

Por último, el Pleno municipal ha aprobado la modificación puntual del Reglamento de Agentes de Movilidad para favorecer la promoción interna y la carrera profesional de estos funcionarios dentro de este Cuerpo, con el apoyo de Ahora Madrid, PSOE y Ciudadanos, y la abstención del PP.

Hasta ahora el Reglamento permitía a cualquier funcionario de la administración especial del subgrupo 1, sin preparación específica ni experiencia previa, presentarse a la oposición para acceder a la categoría de supervisor de movilidad.

El Ayuntamiento, por tanto, para garantizar la máxima profesionalidad y especialización en la prestación de los servicios de regulación de la circulación y facilitar la promoción interna de los agentes de movilidad, ha aprobado la modificación puntual de su Reglamento de modo que en las convocatorias de procesos selectivos mediante promoción interna independiente, solo puedan concurrir los miembros del Cuerpo de Agentes de   Movilidad del grupo de clasificación inferior al de las plazas. Esta modificación, además había sido demandada por los sindicatos del Cuerpo.

El Pleno del Ayuntamiento de Madrid ha aprobado por unanimidad de todos los grupos municipales su incorporación a la “Declaración de Sevilla: el compromiso de las ciudades por la economía circular” por el que se asumirá los pronunciamientos y compromisos de dicha declaración que busca construir una Economía Circular en la que los residuos y el uso de recursos se reduzcan, así como que se puedan volver a utilizar después de su vida útil. De esta forma Madrid se suma a otras ciudades como Milán, Londres o Bruselas que buscan poner remedio a los problemas ambientales. Además se compromete a llevar a cabo las exigencias derivadas del paquete de medidas de economía circular aprobado por el Parlamento Europeo.

Declaración de Sevilla: el compromiso de las ciudades por la economía circular

La Comisión Europea y el Parlamento Europeo han aprobado un paquete de iniciativas para construir una Economía Circular en Europa. Con este objetivo se pretende desarrollar un nuevo paradigma de modelo económico que cierre el círculo del diseño, la producción, el consumo y la gestión de residuos, creando así una Europa ecológica, circular y competitiva.

Aunque los problemas ambientales como la lucha contra el cambio climático, su efecto sobre la biodiversidad y la creciente escasez de recursos exigen soluciones globales que están principalmente bajo la responsabilidad de los gobiernos nacionales, también deben ser una importante preocupación para las ciudades y pueblos europeos. El desarrollo urbano sostenible desde un enfoque integrado y sus interrelaciones con el mundo rural, son un elemento fundamental para el desarrollo de la innovación y la implementación de soluciones para una transición correcta hacia una economía baja en carbono y una preservación de nuestros recursos naturales. Según Naciones Unidas, el 70% de la población del planeta vivirá en ciudades en 2050.

Una economía circular, que transforme nuestros residuos en recursos, ofrece una solución a la crisis ambiental que sufriremos con el modelo económico de desarrollo lineal. No podemos construir nuestro futuro sobre el modelo de “coge, fabrica y tira”.

La economía circular favorece que el valor de los productos y materiales se mantenga durante un mayor tiempo; los residuos y el uso de los recursos se reduzca al mínimo, y los recursos se conserven dentro de la economía cuando un producto ha llegado al final de su vida útil, con el fin de volverlos a utilizar repetidamente y seguir creando valor.

En septiembre de 2015 la ciudad de París hizo un llamamiento a las “ciudades europeas en favor de una Economía Circular”, que han firmado ciudades como Ámsterdam, Bruselas; Copenhague, Lisboa, Londres, Milán y Roma.

Por eso, reunidas en Sevilla, 15 de marzo de 2017 las ciudades participantes en la Jornada sobre “Economía Circular: el Compromiso de las Ciudades” se comprometieron con su firma a:

· Promover un modelo de desarrollo urbano sostenible, inclusivo y resiliente, aumentando la demanda de actividades socioeconómicas generadoras de bienes y servicios medioambientales, lo que se traducirá en empleo verde y empleo social de mayor calidad y valor añadido.

· Impulsar y apoyar el llamamiento “Ciudades por una Economía Circular” que realizó la ciudad de París en 2015.

· Resaltar el importante papel que tienen los Gobiernos Locales en las acciones de fomento y desarrollo de una economía circular por ser la administración más próxima y la que mejor puede prevenir los impactos ambientales, en colaboración con sus vecinos y vecinas.

· Incrementar nuestros esfuerzos por reducir los impactos ambientales, climáticos y sobre la salud de las personas de sus actuales modelos de desarrollo.

· Subrayar las consecuencias positivas que un cambio de modelo hacia una economía circular supondría en términos de emisiones de gases de efecto invernadero.

· Solicitar el apoyo político y económico de la Unión Europea y de sus Estados miembros para el desarrollo de políticas locales en favor de una economía circular, favoreciendo el desarrollo de estrategias nacionales y regionales e instrumentos de cooperación.

· Desarrollar estrategias locales en favor de la economía circular que favorezcan el vertido cero, el reciclaje (especialmente de los biorresiduos), la reducción de los desperdicios alimentarios, el fomento del ecodiseño, de la prevención de residuos, de la reutilización y el reciclaje y el fomento de la compra pública de productos verdes.

· Fomentar la cooperación entre administraciones y desarrollar y compartir buenas prácticas entre ciudades, en el marco de desarrollo de Estrategias Locales por una Economía Circular.

· Involucrar a la Comunidad Científica en la investigación y desarrollo de programas de economía circular y en el apoyo y desarrollo de las estrategias locales.

· Fomentar los esquemas de gobernanza multinivel del territorio  y mejorar la concienciación, sensibilización y participación de nuestras vecinas y vecinos en las acciones locales de impulso de una economía circular, transformando a los consumidores en usuarios responsables y reemplazando el sentido de la propiedad del producto por el sentido del servicio prestado.

· Potenciar los partenariados público-privados para favorecer alianzas entre los distintos actores involucrados del sector público, organizaciones de la sociedad civil y el sector privado.

Políticas ya puestas en marcha

Antes de su aprobación, el segundo teniente alcalde, Nacho Murgui ha recordado que la Declaración de Sevilla es coherente con las políticas que el Ayuntamiento de Madrid viene desarrollando en consonancia con los objetivos del Paquete de Economía Circular, que aprobó la Comisión Europea en diciembre de 2015. Entre las medidas que ya ha impulsado el Ayuntamiento de Madrid se encuentran el Pacto de Milán, el Plan de Impulso del Consumo Sostenible, el Proyecto MARES, la mejora en la gestión de residuos, el Plan MAD-RE y el Plan A de calidad del Aire y Cambio Climático.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar







































































Mitula



















A Todo Color



































Noticias Relacionadas