x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

23
Ene
2017
Madrid acepta las conclusiones del informe de la Cámara de Cuentas sobre la M-30 PDF Imprimir E-mail
Otras Noticias - Madrid
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por Ayuntamiento de MadridLlevarán el informe a la próxima sesión de la Comisión de Investigación

El modelo de gestión mixto de Madrid Calle 30 es lesivo para las arcas del Ayuntamiento de Madrid, según el informe definitivo de fiscalización de la empresa mixta elaborado por la Cámara de Cuentas de la Comunidad de Madrid. El concejal Carlos Sánchez Mato ha comparecido a petición propia en la Comisión Ordinaria de Economía y Hacienda para detallar las conclusiones y recomendaciones de dicho documento.

Madrid Calle 30 está participada por el Ayuntamiento –que tiene el 80% del capital– y por el socio privado EMESA–que cuenta con el 20% restante–. La compañía privada está formada por Ferrovial Servicios SA, Dragados SA y API Conservación S.A.

La empresa se creó en 2004 y, a finales de ese año, el Pleno del Ayuntamiento acordó modificar la forma de gestión del servicio, que pasaba de directa a indirecta a través de una sociedad de economía mixta. En agosto de 2005 se adjudicó el concurso a favor de EMESA. Tras la concesión quedó establecido el modelo económico-financiero que había que cumplir durante la vida del proyecto, hasta el año 2040.

Principales conclusiones del dictamen

La Cámara de Cuentas emitió su informe definitivo sobre Madrid Calle 30 el pasado 29 de diciembre. En las conclusiones se señalan omisiones en el proceso de constitución de la empresa o posibles deficiencias detectadas de su actividad y ámbito contractual.

La Cámara de Cuentas indica que la transformación de una empresa local en mixta (que implica un cambio de modelo de gestión directa a indirecta) debe fundamentarse en una memoria comprensiva. Dicho estudio debería haber incluido estudios técnicos, jurídicos y financieros, que no constan entre la documentación facilitada y analizada en el expediente.

De este cambio de modelo de gestión derivan los elevados gastos que el Ayuntamiento de Madrid debe asumir mientras se mantenga el vigente, y que han supuesto alrededor de 550 millones de euros desde la constitución de la empresa de economía mixta. El coste total que tendría este modelo de gestión hasta la finalización del contrato en 2040 serían 1.254 millones de euros, adicionales a estos 550. El órgano fiscalizador advierte de que en el diseño de la prestación de los servicios el Ayuntamiento no trasladó riesgos a la sociedad mixta.

Además, la Cámara de Cuentas indica en el dictamen que la remuneración de los servicios de Madrid Calle 30 no está calculada en función de un estudio económico de viabilidad de la explotación del servicio, sino en función de la rentabilidad que el socio privado debe obtener del contrato, establecida en el 7,053% de la suma de la aportación de capital y el préstamo subordinado aportado por dicho socio privado.

En la práctica, la rentabilidad es muy superior porque en el cálculo no se tiene en cuenta la retribución que EMESA percibe del Ayuntamiento a través de Madrid Calle 30 por la prestación de los servicios de mantenimiento y conservación. Dicho beneficio, obtenido del ahorro en los gastos de explotación y mantenimiento, se incrementaron en 2007, pasando de 12 millones a más de 23 millones de euros.

Otra de las resoluciones resalta una discrepancia importante respecto a quien debe asumir el coste del suministro eléctrico del funcionamiento de Calle 30. Según el pliego de cláusulas administrativas, debería ocuparse exclusivamente el socio privado, pero según el pliego de condiciones técnicas quien debe abonar el pago es la empresa mixta. Hasta la fecha ha sido Madrid Calle 30 la que ha soportado dicho gasto: hasta finales de 2015 ha pagado cerca de 55 millones de euros.

Y hace hincapié en que no ha habido suficiente preparación de los expedientes de contratación de obras, ya que no figuran los datos esenciales del proyecto de ejecución de las mismas, ni se hace referencia al estado de tramitación de este documento que define el contenido y presupuesto de la prestación licitada.

Recomendaciones

Sánchez Mato ha precisado que, según el informe, el modelo económico “resulta realmente lesivo para las arcas municipales ya que, para mantener la rentabilidad del socio privado y el correspondiente reparto de dividendos, la sociedad debe soportar unos gastos derivados de los impuestos que debe asumir”.

El Ayuntamiento destina anualmente alrededor de 140 millones de euros a Madrid Calle 30 (única fuente anual de ingresos de la sociedad), de los que solo unos 28 son destinados al mantenimiento y explotación de la infraestructura. El resto se destina al pago de intereses de la deuda, reparto de dividendos, pago de IVA e impuestos de sociedades. Una gran parte de estos gastos podría eliminarse si se optara por otro modelo de gestión.

Por otro lado, el informe establece que el préstamo subordinado de EMESA supone un coste excesivo y recomienda la amortización anticipada del mismo. El Ayuntamiento de Madrid tendrá en cuenta el informe de la Cámara de Cuentas en la próxima comisión de investigación centrada en el modelo de gestión de Madrid Calle 30.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Mitula



















A Todo Color



































Noticias Relacionadas