x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

09
Nov
2015
Pescaíto en adobo PDF Imprimir E-mail
Los Blogs del Telescopio - Geno Gourmet
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Un buen pescaíto adobado y frito es lo mejor que hay. Es muy difícil encontrar la verdadera receta que te explique cómo se prepara realmente, pero para salir a comer a un restaurante pescaíto frito… pues “no está la cosa”. Por lo tanto, pensemos que con ese dinero que nos hemos ahorrado al no poder bajar al bar de la esquina a tomar ese par de cañas fresquitas, amargas y espumosas (T_T), acompañadas de una tapa de pescaíto adobado… podemos comprar un montón de pescado para adobar nosotros mismos en casa.

 

¡Así que ánimo, que vamos a preparar uno de los mejores pescaítos adobados fritos de la historia!

INGREDIENTES:

-Pescado tipo cazón, merluza, incluso panga…

-2 dientes de ajo

-El zumo de un limón, 4 cucharadas de vinagre

-1 cucharada de pimentón dulce

-3 cucharadas de aceite de oliva

-2 hojas de laurel

-Sal, pimienta negra

-1 cucharada de orégano, perejil

-Agua

ELABORACIÓN:

Limpiamos el pescado de espinas y lo cortamos en trocitos que sean cómodos para comer en uno o dos bocados. Reservamos en la nevera.

En un recipiente amplio ponemos el zumo del limón, los dientes de ajo aplastados y sin piel, el vinagre, el pimentón, aceite, sal, pimienta, orégano, el laurel y perejil.

Mezclamos bien con varillas e introducimos el pescado en el recipiente.

Cubrimos con agua hasta un dedo por encima del pescado, y mezclamos de nuevo.

Tapamos con film y guardamos en la nevera al menos durante 6 horas.

A la hora de freír el pescado, sacamos del adobo y escurrimos muy bien en el colador.

Pasamos por harina y sacudimos el exceso. Freímos por tandas en abundante aceite caliente, y una vez dorado por todas sus caras, se saca con espumadera y se pone en un plato con papel absorbente.

Servimos bien caliente con un trocito de limón al lado, para quien guste ese toque de frescor ácido.

Espero que os haya gustado y que nos veamos en la próxima receta. Geno.

 

Más recetas en genogourmet.wordpress.com

 







































































ChoniEncuesta

A Todo Color