x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

02
Oct
2015
Gran Hermano 16 (GH 16): Expulsión Muti, entrevista con Mercedes Milá, e Ito abandona la casa PDF Imprimir E-mail
Los Blogs del Telescopio - El Choniblog
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

El programa centra toda la gala en Suso para aumentar su porcentaje de expulsión

Parece que el Gran Hermano postmaite llevará el nombre de Suso, y es que, en ausencia de carpetas, y con las únicas broncas guionizadas de Marta y Raquel poco se puede hacer para rellenar doce horas de prime time a la semana.

Así no es de extrañar que el programa optase por proteger al villano de la edición cambiando las nominaciones, y entregando la cabeza de su escudero para contentar a unas masas que no van a seguir mucho más tiempo el programa sin que Suso reciba el trato que se merece.

De tal forma Twitter ardía de indignación, y con razón, ante la entrevista light de Mercedes Milá a un Muti convertido en escudero del catalán. Ni una palabra sobre los robos de comida, ni sobre las más que polémicas palabras que ambos han dicho sobre las mujeres. Por supuesto no se mencionó lo que dijo, espero que en broma, sobre Carlos; ni el “perra” a Niedzela culpable de su expulsión. Tampoco se tocó su decisiva implicación en la pérdida de la prueba semanal, o el profundo desprecio con el que trataba a gran parte de sus compañeros.

En su lugar la entrevista quiso vendernos un “ser de luz” recién bajado del cielo e incomprendido por unos compañeros que siguieron tratándole como un concursante invisible durante todo su paso por el programa. Eso, y la extraña relación con Maite llenaron una entrevista que podría haber sido muy distinta.

No es por nada, pero mal va el programa si quiere vendernos las barbaridades de Suso y Muti como “cosas graciosas” y al resto como aburridos, porque, si bien es cierto que las ovejas son aburridas, no lo es menos que Suso es uno de los concursantes más odiados de la historia del programa, y, por tanto, si no sale pronto el concurso se va resentir mucho, pero el programa intenta proteger ese conato de triángulo que, creen, les va a salvar la edición cuando ésto comience a decaer.

Suso no es Maite, divertida y sin doblez. Suso es retorcido, malvado, sin la mas mínima empatía por el resto de sus compañeros, y dispuesto a absolutamente todo por el espectáculo (Con estos mimbres no sería de extrañar que acabase en Sálvame). Y aun así, el programa decidió cambiar las nominaciones para protegerle de una expulsión totalmente segura (en el siguiente post lo comento).

Volviendo a la expulsión, siguió exactamente el mismo esquema que la de la semana anterior: los nominados, tras la asamblea de secretos, fueron a la Sala de Expulsión, de donde salieron, una vez comenzó Velvet, Sofía e Ivy. El cara a cara final entre Raquel y Muti se saldaba con la victoria de Raquel, mientras que el sevillano abandonaba la casa para reencontrarse con los Montoya.

Eso sí, Muti no fue el único que dejó la casa durante la noche. Ito el perro de Ivy y Carlos, salía de Guadalix tras descubrirse el secreto de la pareja, y lo hacía para copresentar con Mercedes Milá la gala (lo cierto es que el perro fue bastante más agresivo con el sevillano que la propia presentadora, ladrándole en algún momento de la entrevista).

Tras el descarado masaje, Muti se despedía de sus compañeros, y lo hacía, como no, saltándose a la torera las normas ante la indiferencia de la presentadora, que ni se lo recriminó ni intentó pararlo. Muti aconsejó a Suso que se tranquilizase, que cambiase su actitud, especialmente con Sofía, y que dejase a un lado el papel de estratega torpe para centrarse en el carpeteo.

Por suerte para los espectadores, Suso hizo caso omiso de los consejos de su amigo, y respondió a los abucheos de los espectadores al estilo John Cobra, haciendo un corte de mangas al público.

Y mientras, las alarmas siguen encendidas en el programa. La gala de anoche se dejaba otros dos puntos de share con respecto a la expulsión de Maite, y perdía por medio millón de espectadores con una Velvet que le plantó cara en horario de coincidencia. Además, la noche de ayer vio la resurrección de Águila Roja, lo que pone interesantisíma la batalla de los jueves. Veremos que ocurre en el futuro...

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar







































































ChoniEncuesta

A Todo Color



































Noticias Relacionadas