La última auditoría realizada a las cuentas de Torrejón descubrió una deuda que doblaba el Patrimonio Municipal | eltelescopiodigital
x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

06
Ene
2014
La última auditoría realizada a las cuentas de Torrejón descubrió una deuda que doblaba el Patrimonio Municipal PDF Imprimir E-mail
Lente de Aumento - Hemeroteca
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Una de las primeras medidas de Julián López como alcalde fue realizar una auditoría

Hace 18 años Torrejón se revolucionaba al hacerse pública una auditoría que desvelaba una situación económica difícil de explicar por los gestores: la localidad tenía una deuda de diez mil millones de pesetas, aproximadamente el doble del Patrimonio Municipal, según desvelaba la auditoría encargada por Julián López nada más llegar a la alcaldía de la localidad

Para situar la noticia, hay que decir que el Partido Popular había ganado las elecciones de 1995, tras una polémica campaña en la que la Junta Electoral anuló la distribución de un número especial de Plaza Mayor por, literalmente, “tener un carácter electoral partidista”, en el que se hacía un resumen de los logros del alcalde José Pina durante la legislatura que terminaba.

Con el caso en la Junta, se celebraban elecciones y ganaba, por sorpresa, el Partido Popular liderado por aquel entonces por Julián López, si bien la suma de PSOE e IU les daba la mayoría absoluta del Consistorio. No obstante, en un primer momento los dos partidos no se pusieron de acuerdo y permitieron que gobernase el que, tiempo después, sería líder del PADE.

López, nada más llegar al poder, pone en marcha una serie de polémicas decisiones que no gustan nada a la oposición, y le hacen ganar puntos de cara al electorado, entre las cuales destaca la solicitud de una auditoría de las cuentas municipales que se hacía pública en marzo del 96.

Y entre los datos, uno que provocó un terremoto político: el Consistorio tenía en ese momento una deuda acumulada de diez mil millones de pesetas, aproximadamente el doble del Patrimonio Municipal.

El desglose, en términos actuales sería el siguiente: 3.177 millones en préstamos a largo plazo (más de diez años), y 400 en préstamos a corto (menos de un año), lo que da una deuda viva de unos 3.600 millones de pesetas. Además, el Consistorio tenía una deuda con proveedores de 4.914 millones de pesetas, más 1.735 millones en facturas sin consignación presupuestaria.

Pero la auditoría iba más allá desvelando irregularidades de todo tipo en la gestión económica: pagos o cobros sin documento contable que los respaldase, desfase entre la cantidad de dinero que el Consistorio tenía en los bancos y lo que Tesorería creía que tenía; o sobrecostes en obras municipales financiados sin consignación presupuestaria.

Ante tal maremágnum de datos, los populares, con Sabino Ollero como portavoz, afirmaban que los socialistas “habían hipotecado al Ayuntamiento por mucho tiempo”, mientras éstos, que habían gobernado en coalición con IU, le echaban la culpa a los técnicos. García Lorca, el que después sería alcalde socialista desdramatizaba los resultados: “las conclusiones no han sido tan escandalosas como esperaba el PP”.



Enlace: Noticia de la anulación de la distribución de Plaza Mayor en El País 1995

Enlace: Noticia de la auditoría del Consistorio publicada por ABC en 1996

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar







































































Mitula



















ChoniEncuesta

A Todo Color