x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

12
Oct
2020
El Trastorno Específico del Lenguaje es una de las principales causas del fracaso escolar en la adolescencia PDF Imprimir E-mail
Otras Noticias - España
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por Colegio Logopedas MadridCelebrado el Día Internacional del TEL

En el Día Internacional del Trastorno Específico del Lenguaje (TEL), que se conmemora el 30 de septiembre, el Colegio Profesional de Logopedas de la Comunidad de Madrid (CPLCM) destaca el papel que juega la logopedia en el abordaje de las dificultades emocionales, sociales y relacionales de los adolescentes con este trastorno que afecta a la adquisición del lenguaje.

Los niños con TEL presentan afectación, en mayor o menor grado, en uno o varios componentes del lenguaje expresivo y comprensivo, lo que tiene como consecuencia un alto índice de fracaso escolar, pues el lenguaje verbal es la vía principal de enseñanza y aprendizaje. Durante la infancia, la atención temprana con logopedia es fundamental para desarrollar las habilidades comunicativas y sociales, y para mejorar académicamente, pero también supone un apoyo indiscutible para prevenir problemas emocionales y conductuales en los adolescentes con TEL.

Como explica la logopeda especializada en TEL y portavoz del CPLCM, Pilar Navarro, las dificultades del lenguaje derivadas del TEL tienen importantes consecuencias para los adolescentes. De hecho, según indica esta especialista, los adolescentes con TEL presentan más del doble de problemas emocionales y conductuales que sus compañeros. Aislamiento, ansiedad, retraimiento, depresión, escaso control e inhibición, impulsividad, ira, conductas desafiantes, hiperactividad, conducta antisocial o conductas descontroladas son algunas de las manifestaciones que pueden presentar en la adolescencia.

Además, con todas estas dificultades emocionales, problemas conductuales asociados y baja autoestima, “la probabilidad de sufrir acoso es tres veces superior a la de los niños con desarrollo típico”, advierte Pilar Navarro. Por tanto, un objetivo claro de la logopedia en los casos de TEL es potenciar el desarrollo de las habilidades de comprensión, tanto del lenguaje verbal como del no verbal, porque facilitan el desarrollo de conductas y habilidades sociales.

En general, “una buena competencia lingüística desde la infancia afecta al ajuste conductual posterior. Si ayudamos a mejorar los componentes del lenguaje cuanto antes, conseguiremos una mejor comprensión del mensaje, facilitando un correcto procesamiento y elaboración de una respuesta adecuada”, constata la logopeda portavoz del CPLCM.

Pero, la intervención del logopeda, en los casos de TEL, debe ir más allá, debe estar encaminada a garantizar, desde que son muy pequeños, la comprensión del componente pragmático del lenguaje, la mejora en las competencias conversacionales y, sobre todo, la temprana evolución en habilidades sociales, “porque sabemos que, si la parte emocional no está bien, condicionará su funcionamiento social, académico y adaptativo”, concluye Pilar Navarro.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas