x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

07
Dic
2019
Medio millón de personas toman las calles de Madrid pidiendo medidas contra la emergencia climática PDF Imprimir E-mail
Otras Noticias - España
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por Ecologistas en AcciónGreta Thunberg tuvo que abandonar la Marcha por motivos de seguridad

Era un día marcado en rojo en la agenda de la Cumbre del Clima, el día en que las propuestas abandonarían IFEMA para tomar las calles en una Marcha por el Clima que abre el programa de actividades de la Cumbre Social del Clima alternativa. Y los madrileños respondieron. Más de medio millón de personas, según los organizadores, tomaron las calles de la capital de España para pedir medidas contundentes y urgentes que frenen la emergencia climática.

Y en la marcha, en la que participaron sindicatos, asociaciones, colectivos y partidos políticos, todas las miradas se dirigieron hacia una activista de 16 años. Greta Thunberg, junto al colectivo Fridays for Future, se sumaba a la concentración con la que se iniciaba la Marcha, pero las medidas de seguridad le obligaron a abandonarla dirigiéndose directamente al escenario final.

Allí, y acompañada por un Javier Bardem que llamó "estúpidos" a los negacionistas como Trump o Almeida ("Los políticos y políticas deben estar al nivel de este momento histórico, desde ese estúpido de Trump hasta ese estúpido de Almeida que quiere revertir Madrid Central y permitir circular por la capital a los vehículos contaminantes"), dio un discurso en el que arengaba a luchar por el cambio: "El cambio que necesitamos no va a venir de la gente poderosa, sino de las masas de la gente demandando cambio".

En un año marcado por las movilizaciones climáticas, la ciudadanía vuelve a salir a las calles, en Madrid y Santiago de Chile, para hacer frente a la inacción política frente a la crisis climática y ecológica. Unas manifestaciones que se alzan con una misma voz, dentro de la diversidad y heterogeneidad de las luchas, reclamando medidas concretas y ambiciosas, que se sustenten en la justicia social, la equidad y la protección de la Naturaleza. Es hora de actuar y los Gobiernos no pueden continuar postergando año tras año la aplicación de políticas que ayuden a hacer frente a esta situación de emergencia global.

El objetivo de mantener ambas manifestaciones, así como el lema de la pancarta, ‘Desde Santiago a Madrid, el mundo despertó’, es denunciar la situación de violencia y represión que se vive en Chile por parte del gobierno de Piñera, así como visibilizar las luchas y resistencias de los pueblos indígenas. La Marcha por el Clima se produce en el contexto de la COP25 y tras constatar que ante los discursos vacíos y los acuerdos no vinculantes, la ciudadanía y las entidades de la sociedad civil están dispuestas a organizarse para defender el planeta, el presente, el futuro y un mundo más justo.

La manifestación de Madrid, que las convocantes califican como “un rotundo éxito” y “una movilización histórica ciudadana”, ha sido secundada por más de 500.000 personas, venidas de todas las partes de la península y el mundo, con una fuerte presencia de pueblos latinoamericanos e indígenas. Dicha manifestación, que ha comenzado su recorrido en Atocha a las 18:00 horas, tiene previsto finalizar sobre las 21:00 horas en Nuevos Ministerios. Allí, las organizaciones convocantes, Fridays for Future, Alianza por el Clima, Alianza por la Emergencia Climática, 2020 Rebelión por el Clima, Cumbre de los Pueblos, Sociedad Civil por la Acción Climática (SCAC) y Minga Indígena, leerán un breve manifiesto.

Durante la tarde la ciudad de Madrid se ha inundado de cientos de miles de manifestantes llegados desde todos los rincones del mundo haciendo resonar los cánticos “el planeta no se vende, el planeta se defiende”, “change the system, not the climate”, “los océanos se alzan, nosotrxs también” o “el buen vivir no es consumir” junto a los que llegaban del otro lado del océano, desde Chile. Indígenas, jóvenes, mujeres, familias y organizaciones ecofeministas y ecologistas, abrían el paso de esta multitudinaria manifestación, tras la pancarta con el lema “Desde Santiago a Madrid, el mundo despertó”. Una movilización masiva que ha gritado que la sociedad civil ha despertado, que la emergencia climática y ecológica ya no se puede negar y que tenemos que actuar  para afrontar la crisis

Esta manifestación supone la culminación a un año de protestas masivas y el inicio de la Cumbre Social por el Clima, la conocida como la Cumbre de los Pueblos, que reunirá a cientos de colectivos de los Sures y Nortes globales desde el 7 al 13 de diciembre en la Universidad Complutense de Madrid (Campus Ciudad Universitaria) y en el Espacio de Convergencia de Hortaleza 88.

En el programa oficial de la Cumbre del Clima, el consejero de Vivienda y Administración Local de la Comunidad de Madrid, David Pérez, ha participado en la zona Verde de COP25, dentro del calendario de actividades de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, en la mesa de debate “Hacia una Vivienda Sostenible”. Pérez ha presentado un decálogo de medidas de carácter medioambiental, en materia de vivienda, que la Comunidad de Madrid hará suyas, adoptando para ello las medidas que sean necesarias para su cumplimiento.

La mesa de debate ha estado formada además por José María García, director general de Vivienda y Rehabilitación de la Comunidad de Madrid, Patrizia Laplana, ingeniera y Master en Ingeniería y Gestión Ambiental, vocal de la Junta Directiva de WIRES, y Miguel Ángel Prieto, arquitecto, urbanista y profesor asociado de la Universidad Politécnica de Madrid.

El consejero ha puesto en valor la figura de la rehabilitación y la regeneración urbana, como uno de los ejes fundamentales de esta actuación, en la que deberá de sustentarse el futuro del mercado inmobiliario, alcanzando así un desarrollo sostenible del sector.

En un marco general, el 40% de la demanda energética está estrechamente relacionada con el proceso inmobiliario, en el que el 35 % de las emisiones de CO2 liberadas a la atmósfera están igualmente vinculadas al sector. La reducción de estas emisiones, la optimización del ciclo del agua, la elección de los materiales adecuados en la construcción, o el tratamiento de residuos procedentes de la construcción, que supera la tonelada/año por habitante son algunos de los retos señalados por Pérez. “Esta situación nos da una idea de la enorme responsabilidad y las barreras que debemos de superar en la reducción drástica de las emisiones contaminantes, tal y como se acordó en la firma de los Acuerdos de París en 2016 y cuyo compromiso deberá de ser ratificado nuevamente ahora en Madrid”, ha recordado el consejero.

Durante su presentación Pérez ha desgranado las propuestas del decálogo que pasan por una serie de actuaciones en las que ya trabaja el Gobierno regional, y otras que adoptará de cara al futuro, tal y como es el fomento de edificaciones sostenibles en las que prime la construcción de tipo pasivo, con consumos casi nulos, y donde la sostenibilidad de la construcción comience desde el momento mismo de la construcción de los inmuebles, con una correcta selección de los materiales.

El decálogo propuesto por el consejero incluye medidas tales como seguir trabajando en la generación de una gran huella verde en las ciudades, aprovechando las cubiertas de las edificaciones, o el aprovechamiento de las envolventes de las edificaciones para captar y generar energía solar.

Para ello la Comunidad de Madrid aboga además por la rehabilitación sostenible del parque residencial madrileño, un parque formado por 3 millones de viviendas de las que 1,7 millones de hogares son susceptibles de adaptarse ya a la normativa vigente, estrechamente vinculada a la eficiencia energética y a la sostenibilidad.

“La Comunidad de Madrid destinará durante los próximos cuatro años 100 millones de euros para rehabilitar hasta 40.000 viviendas en la región, como política efectiva en la lucha contra el cambio climático”, ha recordado Pérez. “Este modelo de regeneración urbana debe de cumplir con una triple regla de sostenibilidad de carácter económico, social y medioambiental”.

Otro aspecto de máxima actualidad y estrechamente vinculado a la sostenibilidad, es la estrategia de la inclusión social y la erradicación del chabolismo, una medida en la que la Comunidad de Madrid lleva trabajando desde hace más de un cuarto de siglo. En una región como la Comunidad de Madrid, donde el 52% de su territorio está protegido, la práctica de una acertada política de realojos, que combina la inclusión social y la contención en la contaminación de suelos y su recuperación en favor de espacios susceptibles de un mayor y mejor aprovechamiento verde, se convierte en un aspecto fundamental de sostenibilidad.

Para conseguir este objetivo la figura de la Agencia de Vivienda Social de la Comunidad de Madrid, es fundamental. La AVS cuenta con más de 23.200 viviendas de titularidad pública. 
La Agencia se encuentra incursa en el Plan Energético de la Comunidad de Madrid. Este Plan fomenta el ahorro en los consumos energéticos en la Administración y en el caso de la vivienda, trabaja de manera ejemplarizante ante la iniciativa privada a la hora de conseguir viviendas más sostenibles.

Finalmente, y con el objetivo de mejorar y redistribuir de manera eficiente los ratios poblacionales, la Comunidad de Madrid trabaja en una Estrategia para la Revitalización de los Municipios Rurales, donde está impulsando la construcción de edificaciones sostenibles en los ámbitos rurales que contribuyan a fijar no solo a la población de los pequeños municipios y evitar su despoblación, sino a atraer a nueva población que descongestione otros ámbitos urbanos masificados.

La Estrategia para la revitalización de los Municipios Rurales ahonda en la problemática de la masificación frente a la denominada “España vaciada”. Cuenta inicialmente con 60 medidas y 130 millones de euros que contribuirán a paliar y recuperar la población de 78 municipios madrileños aquejados de despoblación. La Estrategia alcanzará las 100 medidas durante la presente legislatura, y muchas de las nuevas medidas estarán estrechamente asociadas a la vivienda y a su sostenibilidad medioambiental, ya que la revitalización del entorno rural es fundamental en la cadena de la sostenibilidad.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas