Ver todas las películas nominadas a los Óscar costaría 769 euros | eltelescopiodigital
x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

24
Ene
2018
Ver todas las películas nominadas a los Óscar costaría 769 euros PDF Imprimir E-mail
Otras Noticias - España
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por acierto.comSon 44 cintas a casi nueve euros por entrada

Durante la última jornada Hollywood se ha convertido en el centro de todas las miradas: la Academia del Cine ha anunciado los finalistas a los Oscar. Unas nominaciones muy esperadas que guiarán a muchos espectadores en sus elecciones. Pero, ¿cuánto te costaría si fueras a verlas todas al cine en tu comunidad? Y más concretamente: en Madrid. El último informe de Acierto.com (www.acierto.com) resuelve la incógnita: 769,5 euros .

El estudio ha tenido en cuenta la cantidad de cintas nominadas en los famosos galardones de esta última edición -un total de 44 si valoramos que muchas han sido nominadas en distintas categorías- así como el precio medio de las entradas en esta comunidad autónoma (8,91 euros el fin de semana), el de las palomitas, las chuches y el de los pañuelos de papel. En concreto, solo por los tickets deberíamos pagar unos 392 euros.

Si cogiéramos palomitas y bebida para todas ellas -especialmente útiles para sobrellevar la tensión de Los archivos del Pentágono-, tendríamos que desembolsar entre 170 y 220 euros adicionales a la larga. Y las golosinas para endulzar dramas románticos como Call me by your name y La forma del Agua nos saldrían por 66 euros, mientras que los pañuelos conllevarían 3,5 euros adicionales. La investigación también ha estimado el gasto en gasolina para los que fueran en coche, que suma hasta 88 euros más. Y es que el espectador medio suele tardar entre 10 y 20 minutos en acudir a la sala; o sea, unos dos euros en combustible por trayecto.

Asimismo, cabe comentar que es precisamente en Madrid donde encontramos las segundas entradas más caras de toda España. El primer puesto es para Barcelona, donde cuestan una media de 9,24; hasta dos euros más que la media nacional. En el otro extremo de la balanza encontramos a Albacete -donde es posible conseguir una por 4,50 euros-, Almería y Huelva -donde vale 5 euros-. No obstante las cantidades que se maneja, Madrid sigue siendo una de las provincias donde más entradas se venden: el 19,6% de toda la península. Y sus habitantes "tocan" a 3,1 entradas por cabeza.

Precisamente y en términos más globales el coste que lleva aparejado ir el cine ha provocado que muchos espectadores hayan abandonado esta forma de ocio en favor de otras actividades. De hecho y desde el año 2002, la tasa de penetración del séptimo arte en nuestro país ha caído en picado. En concreto ha pasado del 11,2% al 5%. Asimismo, casi la mitad de los españoles (49,7%) asegura no ir nunca al cine.

No obstante, existen diferencias en función de la edad de los espectadores. Curiosamente son los jóvenes de 20 a 24 años los que acuden con mayor asiduidad. ¿Y los que menos? Los mayores de 65 años. Una situación que ha derivado no solo en el cierre de salas y en el descenso de los ingresos de este sector, sino también en la implantación de nuevas estrategias de “supervivencia”.

De hecho, son muchos los cines que, durante los últimos años han apostado por el 3D, por los descuentos, por mejorar sus instalaciones y por ofrecer a sus clientes otra serie de servicios destinados a favorecer su experiencia. En este punto la implantación de la realidad virtual y la renovación de las pantallas serán clave. Los expertos apuntan al abandono del modelo de proyección tradicional en favor de pantallas LCD u OLED 4K, en 360. Respecto a la VR, permitirá disfrutar de una mayor inmersión sensorial; otro plus para ir al cine.

Volviendo al precio de las entradas, existen algunas alternativas para que ir al cine nos resulte más económico. Comprar los tickets con antelación a través de una cuponera o similar, afiliarse a una cadena que ofrezca promociones específicas a sus socios sin costes añadidos (incluso hay abonos de teatros que incluyen el cine), ir a sesiones matinales, consultar las promociones estacionales y buscar filmotecas y salas de barrio -de entidades culturales, teatros y demás- son algunas de ellas. Otras opciones son acudir el Día del Espectador y estar atento a la Fiesta del Cine, cuando la entrada suele rondar los 3 euros. No obstante, y aunque esta suele disparar la venta de entradas, la última cerró con una caída del 37% respecto del año anterior. Llevarte las palomitas y refrescos de casa también será clave.

“Como sucede con la mayoría de las cosas -y especialmente con los seguros-, aquí comparar resulta fundamental”, comenta Carlos Brüggemann, cofundador de Acierto.com. “La red ofrece un amplio abanico de posibilidades para hacerlo que, a su vez, permiten a las personas con un presupuesto más ajustado seguir disfrutando de la cultura y ahorrar”, remata.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar







































































Mitula



















A Todo Color



































Noticias Relacionadas