x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

21
Ago
2016
España iguala las medallas de Londres y aumenta los diplomas en su mejor participación desde Barcelona PDF Imprimir E-mail
Otras Noticias - España
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

La clausura, pasada por agua, estuvo protagonizada por Carmen Miranda, el Carnaval y Supermario

Viendo como transcurrió la primera semana, parecía totalmente imposible, pero el sprint final que se han marcado los deportistas españoles en Río, de diez medallas en cuatro días, lo ha hecho realidad: los de Brasil son los mejores Juegos Olímpicos para una delegación española desde los celebrados en Barcelona 92, al igualar el número de medallas de Londres, aumentar de forma muy importante los oros, y sumar ocho nuevos diplomas a los conseguidos en Europa, lo que deja a España en el puesto 14 del medallero olímpico.

Y es que 17 medallas, siete oros, y 38 diplomas es un balance muy positivo para un ámbito, el deportivo, que también ha sufrido los rigores de la crisis, con recortes importantes en las subvenciones y ayudas. Así el último día comenzaba con un maratón olímpico en el que los españoles no consiguieron romper el dominio africano y terminaron en los puestos 49, Carles Castillejo; y 65, Jesús España.

A continuación, el equipo de gimnasia rítmica se colgaba la plata en la prueba por equipos tras terminar la sesión de clasificación en primera posición. Las españolas, así, amenazaban el predominio ruso en una modalidad en la que las medallas estaban otorgadas antes de empezar. Pero el ejercicio de las españolas cambió el guión, convirtiéndose, por derecho, en el enemigo a batir.

Eso sí, las juezas hicieron que las cosas volvieran a su sino y, a pesar de la multitud de fallos cometidos por las rusas, no decidieron penalizarles para entregarles la medalla de oro que permite al país mantener la cuarta posición del medallero olímpico. Las españolas, por su parte, repitieron el gran ejercicio que hicieron el día anterior, aunque esta vez no fue suficiente para colgarse el oro.

Así la rítmica española vuelve a lo más alto del ránking con su tercera medalla tras la plata de Barcelona 92 y el oro de Atlanta 96, y lo hace en un deporte en el que no es nada fácil cambiar los puestos de un podium que ya está decidido antes de comenzar la competición.

Partido agónico el que ofreció la ÑBA masculina en su lucha por el bronce olímpico, y es que, si Australia parecía un rival más fácil que Estados Unidos, a la hora de la verdad no lo fue en absoluto. Los aussies también lucharon por el bronce obligando a que el partido no se decidiera hasta el último segundo, en el que los australianos tuvieron en sus manos empatar, o incluso ganar, el bronce.

Los españoles lideraban con comodidad el partido, llegando a tener una ventaja de hasta doce puntos, pero al filo del descanso los australianos se ponían a sólo dos puntos. Con este panorama comenzaba un nuevo partido en el que ninguna de las dos selecciones fue capaz de escaparse en el marcador, siendo necesario recurrir a un juego de estrategias en los últimos segundos para alcanzar el definitivo 88-89.

La victoria de los chicos de la ÑBA les da el bronce, y completan una gran actuación del baloncesto español en estos juegos, único deporte de equipo que ha luchado por las medallas, y que se lleva de Río una plata en baloncesto femenino y un bronce en baloncesto masculino.

Parecía que la gran opción de medalla en el ciclismo de montaña era José Antonio Hermida, pero las nuevas generaciones se comieron al veterano deportista. El español sólo conseguía ser 15º en sus quintos Juegos, pero los más jóvenes hicieron un papel mucho mejor. Así Davíd Valero rozaba el diploma al terminar noveno, y Carlos Coloma se colgaba la medalla de bronce en una prueba en la que la lluvia, el barro y la propia dificultad del circuito fueron determinantes.

El español no dudaba en coger la cabeza de carrera, a sabiendas de que, con las condiciones de la prueba iba a ser difícil progresar una vez comenzase. Y así fue. Coloma intentó escaparse llevándose con él a un ciclista checo, pero al no conseguirlo dejaron entrar al peligrosísimo Schurter en el equipo de cabeza.

Enseguida el suizo se alejaba de ellos garantizándose el oro, y dejando a los demás luchando por el resto de medallas. Kulhavy, compañero de escapada de Coloma, también lo abandonaba para lchar por la plata, mientras que el español tuvo que sufrir hasta el final para evitar ser superado por el francés Marotte. La de Carlos Coloma es la decimocuarta medalla que consigue el ciclismo, y la tercera en bici de montaña tras la plata de José Antonio Hermida en Atenas 04, y el bronce de Marga Fullana en Sidney 00.

El equipo de Gimnasia rítmica ponía la guinda a la actuación española gracias a una brillantísima actuación tanto en las preliminares, donde acabaron primeras, como en la final, donde tan sólo se vieron superados en el segundo ejercicio por las rusas, que se colgaron el oro. La medalla de plata para España llegaba 20 años después, o “nada”, como diría Gardel, gracias a un quinteto formado por Alejandra Quereda, Lourdes Mohedano, Sandra Guilar, Elena López y Artemi Gavezou que ha puesto en pie en varias ocasiones durante sus actuaciones al público del Carioca Arena de Río.

Y por terceros Juegos Olímpicos consecutivos la selección masculina de baloncesto ha subido al podio y se ha colgado el bronce tras un final agónico ante la selección de Australia (89-88). Los últimos puntos se han decidido desde la línea de tiros libres gracias a dos anotados por el Chacho Rodríguez en un partido en el que Pau Gasol ha estado estelar con 31 puntos. Esta medalla de bronce es un gran colofón para la generación de oro del baloncesto español, que a su título mundial y sus europeos ha sumado su tercera medalla olímpica.

En la prueba de Ciclismo Mountain Bike, la última con participación española en Río, Carlos Coloma sorprendía a buena parte de los favoritos y lograba colgarse una medalla de bronce histórica, tras la plata conseguida hace 12 años en Atenas por otro de los tres mosqueteros que hoy tomaban parte en la prueba, José Antonio Hermida, que hoy acababa en decimoquinto lugar. Gran actuación también para David Valero que entraba en meta en novena posición.

Las pruebas de Atletismo ponían su punto final hoy en Río con la celebración de la maratón masculina, donde contábamos con la participación de Carles Castillejo y de Jesús España. El maratoniano de Rubí conseguía acabar bajo la fuerte lluvia que les ha acompañado buena parte de la mañana entre los 50 mejores después de cruzar la meta en el puesto 49 con una marca de 2:18.34 mientras que España concluía su participación en el puesto 65 con 2:20.08.

Con el bronce de Coloma se cierra el medallero español en estos Juegos de Río, y lo hace con un total de 17 preseas que iguala a las obtenidas en Londres. Eso sí, esta vez son más valiosas al haber muchos más oros que en la capital de Reino Unido. Siete oros, cuatro platas y seis bronces mandan a España al puesto 13 del medallero, un resultado muy bueno comparado con el obtenido en Londres, donde el país terminó en el puesto 21.

De tal forma España se trae de Río los oros de Mireia Belmonte en 200 mariposa; Maialen Chourraut en K-1 aguas bravas; Rafa Nadal y Marc López en el dobles de tenis masculino; Marcus Walz en el K-1 1000 de aguas tranquilas; Saúl Craviotto y Cristian Toro en el K-2 200; Carolina Marín en bádminton individual; y Ruth Beitia en salto de altura.

Las platas llegaron de Orlando Ortega en 110 metros vallas; Eva Calvo en taekwondo; la selección femenina de baloncesto; y la selección de gimnasia rítmica; mientras que los bronces los sumaron Mireia Belmonte en 400 estilos; Lidia Valentín en halterofilia; Joel González en taekwondo; Saúl Craviotto en K-1 200; la selección masculina de baloncesto; y Carlos Coloma en bici de montaña.

Y además de las medallas, los olímpicos españoles se traen de Río 38 diplomas, ocho más que los conseguidos hace cuatro años en Londres. En concreto son seis cuartos puestos, 14 quintos puestos, cuatro sextos puestos, seis séptimos puestos, y ocho octavos puestos.

De tal forma, terminaron en cuarta posición Jonathan Castroviejo, en la contrarreloj de ciclismo; Mireia Belmonte, en la final de 800 libre; Alfonso Benavides en el C-1 200; Rafa Nadal en tenis; Fátima Galvez en tiro olímpico; y las 49er Berta Betanzos y Tamara Echegoyen.

En quinta posición terminaron Samu Carmona en boxeo; Joaquim Rodríguez en ciclismo en ruta; Rafa Cabrera en golf; Severo Jurado en doma; la selección masculina de hockey; María Bernabéu en Judo; Gemma Mengual y Onna Carbonell en dúo sincronizado; la selección femenina de waterpolo; el K-4 mil metros; Jesús Tortosa en taekwondo; Roberto Bautista y David Ferrer en dobles de tenis masculino; Garbiñe Muguruza y Carla Suárez en dobles de tenis femenino; Roberto Bautista en tenis individual masculino; y Marina Alabau en RS:X.

Sextos puestos consiguieron la selección femenina de balonmano; Teresa Portela en K-1 200; Anna Boada y Aina Cid en dos sin timonel de remo; y Sonia Franquet en tiro con pistola. Los españoles con diploma olímpico por terminar en séptima posición fueron David Bustos en 1.500; Tania Calvo y Elena Casas en velocidad por equipos de ciclismo en pista; Andrés Mata en halterofilia; el equipo de doma clásica; la selección masculina de waterpolo; y la selección femenina de rugby-7.

Por último se llevaron octavos puestos Bea Pascual en 20 km marcha; Jon Izaguirre en contrarreloj individual de ciclismo en ruta; Carolina Rodríguez en gimnasia rítmica; Sergio García en golf; la selección femenina de hockey; Joan Luis Pons en 400 estilos de natación; Ander Elósegui en C-1 aguas bravas; y Mario Mola en triatlón.

Y el último día de competición mantuvo el nivel de escándalos, con estadísticas simplemente escalofriantes: según la Policía de Río, el número de homicidios se ha incrementado un 38% durante los Juegos y la tasa de crímenes violentos un 80%. Al margen de ello, la Policía requisaba ayer los pasaportes de varios miembros de la delegación irlandesa, que serán retenidos en el país carioca, al menos, hasta el próximo martes, cuando les tomarán declaración en el marco de la investigación de la reventa de entradas que mantiene a Patrick Hickey en una cárcel de máxima seguridad.

Además el Comité Olímpico Estadounidense anunciaba que “tomará medidas” contra Ryan Lochte y los otros tres nadadores; y Yelena Isinbayeva se convertía en nuevo miembro del COI con un altísimo número de votos en contra. Isinbayeva se suma al Comité tan sólo 24 horas después de cargar contra el organismo por no permitir a Rusia participar en los Juegos tras la aparición del polémico informe McLaren. Isinbayeva también está en la Comisión de atletas desde hace tres días y aspira a presidir la Federación Rusa de Atletismo dentro de unos meses. Y siguiendo con el dopaje, ya son siete los deportistas “cazados” durante estos Juegos de Río. El último fue el halterófilo mongol Chagnaadorj Usukhbayar, descalificado tras dar positivo por testosterona.

Después de las medallas tocaba cerrar los Juegos, algo para lo que Río ideó una ceremonia bastante más visual que la de inauguración. Así la clausura comenzaba con los voluntarios formando el Cristo de Corcovado, el logo de Río 2016 y los aros olímpicos. Con la música de Carmen Miranda entraban en Maracaná con la lluvia como compañía los deportistas y abanderados, que tomaron posiciones a los lados del escenario central.

Con todos ya colocados, comenzaba la fiesta, y lo hacía con un recorrido por el arte brasileño desde la prehistoria hasta la actualidad con los bailarines formando figuras. Tras la entrada de la bandera de Brasil y la presentación del nuevo Canal Olímpico que comienza hoy a emitir, comenzaba la parte protocolaria, en la que se entregaron las medallas del maratón, se izó la bandera de Grecia, se entonó el himno olímpico y se arrió la bandera de los cinco aros que pasó a manos de la directora de la prefectura de Tokio.

Tras ello comenzaba el segmento preparado por Japón, ocho minutos de presentación en los que Tokio elevó mucho el nivel visual de la gala. Mientras en un vídeo los personajes más populares de Japón, como Doraemon, Oliver y Benji o Hello Kitty saludaban a las estrellas del deporte, en el centro del escenario se preparaba lo que estaba a punto de ocurrir: el Presidente japonés se disfrazaba de Supermario para, a través de una de sus tuberías, alcanzar Río en pocos segundos.

Los 33 deportes que compondrán el programa de los XXXII Juegos Olímpicos bajaban del cielo para, junto a la chimenea, y tras la silueta del Monte Fuji formar el skiline de la ciudad japonesa en un espactacular fin de fiesta.

Y después de que Tokio se presentase ante el olimpismo, continuaba la parte de protocolo con uno de los momentos más esperados por todos: Thomas Bach, presidente del COI no se atrevía a declarar los de Río los “mejores juegos olímpicos de la historia” limitándose a considerarlos “maravillosos en una ciudad maravillosa”.

Después de dos horas y media de ceremonia, tocaba cerrar, y Río escogió hacerlo por todo lo alto: tras apagar la llama olímpica, en una simbólica cascada, comenzaba un gran Carnaval en pleno Maracaná en el que no faltaron las carrozas, las reinas y los bailarines para cerrar una fiesta en la que los deportistas fueron protagonistas.

El medallero, ya terminado, deja como medalla de oro a Estados Unidos, que termina la competición con 121 preseas, 46 de oro, 37 de plata y 38 de bronce. La plata es para Gran Bretaña, que al final aumentó la distancia con China y termina los Juegos con 67 medallas, 27 de oro, 23 de plata y 17 de bronce. Los chinos se quedan el tercer cajón del podium con 70 medallas de las que 26 son de oro, 18 de plata y 26 de bronce. Rusia consigue mantener la cuarta posición con dos oros más que Alemania, y España termina en el puesto 14 tras ser superada por Brasil con el mismo número de oros pero más platas. Tras los 16 días de competición 87 países han conseguido, al menos, una medalla.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas