x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

27
Oct
2015
Rajoy convoca de forma oficial las elecciones generales del 20 de diciembre PDF Imprimir E-mail
Otras Noticias - España
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por MoncloaLa undécima legislatura de la Democracia comenzará el 13 de enero de 2016

El Consejo de Ministros, en sesión extraordinaria, ha aprobado el Real Decreto de disolución del Congreso de los Diputados y del Senado, y de convocatoria de elecciones, que se celebrarán el domingo 20 de diciembre de 2015.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha explicado durante su comparecencia para hacer balance de la legislatura que el Real Decreto entrará en vigor mañana cuando se publique en el Boletín Oficial del Estado (BOE). El jefe del Ejecutivo ya anunció el pasado 1 de octubre que las elecciones generales se celebrarían el 20 de diciembre.

La campaña electoral durará quince días, comenzando a las cero horas del viernes 4 de diciembre y finalizando a las veinticuatro horas del viernes 18 de diciembre. Celebradas las elecciones, las Cámaras resultantes se reunirán en sesiones constitutivas, el día 13 de enero de 2016, a las diez horas.

El presidente del Gobierno ha comparecido, tras la reunión del Consejo de Ministros que ha aprobado la convocatoria de elecciones generales el 20 de diciembre, para hacer un balance de "una de las legislaturas más intensas de nuestra democracia" y agradecer a los españoles "su extraordinario comportamiento en estos años tan difíciles".

Mariano Rajoy ha afirmado que el Real Decreto de disolución del Congreso de los Diputados y del Senado y de convocatoria de elecciones, que publicará mañana el Boletín Oficial del Estado, pone fin a una legislatura de "transformación del país, de cambio intenso y profundo", en la que España "ha demostrado su energía y su enorme capacidad de superación para sobreponerse, en tiempo récord, a una situación complicadísima".

El jefe del Ejecutivo ha dicho que el empleo, el crecimiento y la confianza "son los ejes del cambio que ha experimentado España en esta legislatura". "Hemos pasado de vivir bajo la amenaza del rescate a despertar confianza; de la recesión más larga al crecimiento más alto, y de la mayor destrucción de empleo a la mayor reducción del paro de nuestra historia", ha subrayado.

En opinión del presidente, los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicados la semana pasada "nos permiten prever que 2015 será el año de mayor reducción del desempleo de toda la historia de España y avalan la reforma laboral aprobada al inicio de la legislatura, que ha permitido que el despido no sea el primer instrumento al que recurren las empresas para adaptarse a la situación económica".

Rajoy ha recordado que el paro se ha reducido un 10,6% en un año, algo nunca antes conseguido, que hay 436.000 parados menos que al inicio de la legislatura y que se ha recuperado la cifra de 18 millones de españoles trabajando. Además, los hogares que tienen a todos sus miembros en el paro "son menos cada día" y, en términos anuales, se ha pasado de destruir 1.430 empleos diarios en 2011 a crear 1.492 en 2015.

"Esa es la razón que justifica no solo las políticas y reformas que se han adoptado en materia laboral, sino todas las reformas que hemos hecho en otros campos", ha dicho el presidente, para quien la lucha contra el desempleo seguirá siendo la prioridad del Gobierno para los próximos años.

El presidente ha remarcado que en esta legislatura España ha pasado de la recesión al mayor crecimiento entre los países grandes del euro y que, a diferencia de lo ocurrido en otras ocasiones, este "se produce de manera equilibrada y, por lo tanto, sostenible". "No estamos creciendo por la vía del endeudamiento, sino porque somos más competitivos y exportamos más al exterior. España exporta más, en relación a su PIB, que Estados Unidos, Japón, Reino Unido o Francia", ha añadido. Asimismo, ha recalcado que se ha ganado en competitividad sin "devaluar la moneda".

A juicio de Rajoy, el país inspira confianza porque se ha reducido a la mitad el déficit público -del 9% al 4,2%- y porque la prima de riesgo se ha desplomado y está en 110 puntos básicos, lo que ha permitido al Estado ahorrar más de 20.000 millones de euros en intereses de la deuda, el equivalente a "lo que ha aumentado el gasto en pensiones en esta legislatura y a lo que nos vamos a gastar el año que viene en el seguro de desempleo".

Además, hay confianza en el sistema financiero, que "hemos logrado sanear íntegramente, lo que está permitiendo recuperar el crédito tan necesario para los hogares y las empresas".

"Hoy España puede sentirse orgullosa porque ha sabido superar la peor crisis que hemos conocido sin permitir que nadie quedara al borde del camino. No hemos sacrificado las pensiones, no hemos suspendido las prestaciones por desempleo, no hemos permitido que los impagos asfixiaran la asistencia sanitaria", ha resaltado el presidente.

Rajoy ha sostenido que casi nueve millones y medio de pensionistas españoles han cobrado puntualmente sus prestaciones, que no han sido ni congeladas ni reducidas en modo alguno: "Desde que gobernamos el gasto en pensiones ha crecido en España en 19.443 millones de euros y la pensión media supera los 1.000 euros".  Asimismo, ha mantenido que los desempleados "han cobrado puntualmente sus prestaciones" y que se ha regularizado la deuda de 75.000 millones de euros que las administraciones públicas mantenían con sus proveedores.

Mariano Rajoy ha expuesto las principales mejoras de su Gobierno en esta legislatura, como la rebaja media de impuestos del 14,6% en el periodo 2014-2016, de la que se beneficiarán en especial los ciudadanos con rentas medias o bajas. También se ha referido a la bajada generalizada de las retenciones a todos los asalariados y autónomos, así como a la reducción del tipo de gravamen a las empresas.

Todo ello, según el presidente, ha ido acompañado de un enorme esfuerzo en la lucha contra el fraude que ha permitido obtener hasta junio más de 41.000 millones de euros, cantidad que puede superar los 48.000 millones en el conjunto de la legislatura.

Rajoy ha señalado que se ha ajustado el tamaño e incrementado la eficiencia de las Administraciones Públicas con la eliminación de 2.300 entidades y se han generado unos ahorros acumulados de más de 30.000 millones de euros. También ha indicado que la escalada de precios de la energía se ha estabilizado y que "ya no hay déficit de tarifa y los precios han comenzado a bajar". Asimismo, ha afirmado que se están "batiendo récords en la creación neta de empresas" y la competitividad ha ganado diez puntos frente a los miembros de la zona euro.

El presidente también ha repasado algunos "graves problemas" a los que se ha enfrentado el Gobierno durante la legislatura, empezando por "el desafío secesionista de la Generalitat de Cataluña", que "ha fracturado a la sociedad catalana" y representa una "deslealtad del gobierno de la Generalitat con la Constitución".

Rajoy ha subrayado que no puede negociar con la soberanía nacional, los derechos de los españoles y su igualdad, ya que solo el conjunto de los españoles puede decidir sobre esas cuestiones. "Diálogo, siempre; respeto a la ley y a las instituciones, también: esa ha sido mi disposición con el Gobierno de la Generalitat durante esta legislatura y será la misma con el próximo gobierno autonómico, sea cual sea su composición y sea cual sea su presidente", ha manifestado.

El jefe del Ejecutivo ha señalado la lucha contra la corrupción como otro de los grandes retos y se ha declarado "plenamente consciente del daño y el descrédito" que los escándalos que han aflorado en estos años han causado a la percepción de la política entre los ciudadanos. Para combatirlos, ha indicado, las Fuerzas de Seguridad, la Fiscalía y los tribunales han actuado "con mayor autonomía y libertad" que nunca y se ha aprobado una batería de reformas legales sin precedentes. La última de ellas, la creación de la Oficina para recuperar los bienes procedentes de actividades delictivas.

El presidente ha recordado que durante esta legislatura la Unión Europea ha vivido su propia crisis, en la que ha estado en cuestión la supervivencia del euro. En este sentido, se ha referido a su labor para defender la viabilidad de la moneda única y de España dentro de ella, así como a las propuestas que ha planteado para avanzar en la Unión Bancaria y en la Unión Fiscal, Económica y Política. En su opinión, España ha conseguido resultados satisfactorios en la negociación del presupuesto comunitario y de la Política Agraria Común y también en el impulso de las interconexiones energéticas.

En cuanto a la crisis de refugiados, "el asunto más dramático al que tenemos que hacer frente a corto y medio plazo", España ha ofrecido su experiencia en la gestión de fronteras y aboga "por una solución integral que pasa por actuar sobre las causas que motivan este éxodo masivo de personas", ha dicho.

Para el jefe del Ejecutivo, una clave del éxito de las reformas ha sido la estabilidad política, "producto de un sólido apoyo parlamentario". Además, Rajoy ha defendido la disposición del Gobierno a dialogar con los grupos de la oposición, los interlocutores sociales y las administraciones públicas, lo que se ha plasmado, entre otros muchos ejemplos, en el Pacto contra el terrorismo yihadista, el Programa de activación para parados de larga duración o el Fondo de Liquidez Autonómica.

El presidente ha reiterado su agradecimiento "a todos los españoles por su extraordinario comportamiento en estos años tan difíciles" y su reconocimiento a la Corona, al rey Felipe VI y a su padre, el rey Juan Carlos. La manera "ejemplar" en que se ha producido el cambio en la Jefatura del Estado durante esta legislatura es otra muestra "de lo que hoy es España: un país moderno, estable y con unas instituciones plenamente consolidadas y que funcionan", ha afirmado.

Antes de iniciar el balance de la legislatura, Mariano Rajoy ha expresado su apoyo a las familias de los tres militares españoles que se encuentran desaparecidos desde el jueves pasado, José Morales Rodríguez, Saúl López Quesada y Jon Ander Ojeda Alemán. "No duden de que el Gobierno y las Fuerzas Armadas no descansarán ni un minuto hasta que los encontremos", ha asegurado.

El presidente ha afirmado que "hará todo lo que esté en sus manos para poder seguir gobernando porque es lo que conviene a España". A su juicio, "sería muy triste, muy duro y supondría haber perdido tanto el tiempo darle marcha atrás a lo que se ha hecho en estos casi cuatro años de Gobierno", en los que se han sentado las "bases para el futuro".

Entre los aciertos de esta legislatura, el jefe del Ejecutivo ha citado el haber evitado el rescate, pues ello ha permitido, por ejemplo, no bajar las pensiones ni subir el IVA de los restaurantes al 23%, como ha ocurrido en algún que otro país de la Unión Europea, ha dicho.

Entre las decisiones que no le ha gustado tomar pero "no me quedaba otro remedio", ha señalado subir algunos impuestos y suspender la paga de Navidad de los funcionarios en 2012.

En cuanto a la reforma de la Constitución, Rajoy ha asegurado que no irá en el programa electoral de su partido porque no lo consideran una prioridad, pues esta sigue siendo la creación de dos millones de empleos en la próxima legislatura. No obstante, ha aclarado que está, como siempre, "abierto a escuchar las propuestas que puedan hacer los demás", aunque no ve un consenso sobre el tema fundamental, el modelo territorial.

El presidente del Gobierno se ha mostrado, una vez más, partidario de que siempre gobierne el partido más votado porque es el que tiene más apoyo ciudadano. En consonancia con esta convicción, ha declarado que "si no soy la primera fuerza política, no voy a intentar ser presidente del Gobierno, porque yo voy a respetar lo que digan los ciudadanos".

El portavoz del grupo socialista en el Senado, Óscar López, ha agradecido al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que “por fin” haya puesto punto final a “la legislatura de la mentira, los recortes y la corrupción”, y libere así a los ciudadanos de la legislatura “más lamentable de la democracia”. Tras la comparecencia de Rajoy en Moncloa, el dirigente socialista ha asegurado que “nunca nadie había mentido tanto ni con tanta frialdad a los españoles como lo ha hecho Rajoy en estos 4 años, sin tregua ni descanso. Ha sido una legislatura lamentable marcada por los recortes de derechos y libertades, las mentiras continuas y la corrupción que ahoga al PP”.

Una legislatura “de continuos engaños”, ha dicho Óscar López, quien ha recordado como el presidente del Gobierno dijo que no subiría los impuestos, “y los ha subido 50 veces”, o como dijo que no habría rescate bancario, “y luego acabó inyectando más de 120.000 millones de euros al sector financiero llamándole una línea de crédito”.

“Hoy mismo Rajoy ha mentido sin despeinarse en su comparecencia al decir que no se ha dejado a nadie en el camino, cuando hay 5 millones de parados y 4 de ellos no tiene ningún tipo de protección porque Rajoy los ha expulsado del sistema de prestaciones”, ha señalado el dirigente socialista.

Óscar López ha pedido además a Rajoy que la oficina anticorrupción que acaba de inaugurar el Gobierno, comience haciendo que Bárcenas, Rato y Correa devuelvan lo robado en las tramas de corrupción del PP, y siga con la trama del 3% y la caja B del Partido Popular”.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas