x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

11
Oct
2015
Gran Hermano 16 (GH 16): Aritz y Han vuelven a pelearse, la venganza de Suso, y la Biblioteca planea nominar al trío PDF Imprimir E-mail
Los Blogs del Telescopio - El Choniblog
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Aritz se enfrenta a Han después de que éste bese a Enrique

Después de un día bastante aburrido, parece que los concursantes se despertaron con la llegada del fin de semana, y es que la jornada de ayer fue cualquier cosa menos tranquila: estrategias de nominación, peleas carpeteras, la venganza del futuro expulsado, y todo (benditos guionistas) por culpa de un pequeño robot llamado SuperJump.

Y es que la prueba semanal está sirviendo para mover la casa bastante más de lo esperado. Así, además de obligar a Sofía a llevar guantes de boxeo todo el día, a que Marta robe toda la ropa de la casa para doblarla, o a que Carlos y Vera buscasen gigantes en un bol gigante de espaguetis, el SuperJump propuso una prueba de Papa Noel congelado con catastróficas consecuencias. Pero vamos por partes.

SuperJump proponía a los concursantes un juego aparentemente inocente en el que debían poner un gorro de Papa Noel a un concursante, obligándole a permanecer congelado hasta que alguien se lo quitase. La cosa comenzó como un juego, pero enseguida le tocó a Han quedarse congelado. Enrique, aprovechando que el chino no podía moverse, decidió meterle mano ante los gritos del chico.

La venganza no tardó en llegar y cuando a Enrique le tocó quedarse congelado, Han no dudó en besarle en los labios. El problema llegaba cuando su “marido” Aritz lo vio, pues hizo que su relación con Han se transformase por completo durante todo el día. Aritz, mucho más arisco que de costumbre, sólo se dirigía a Han para recriminarle cosas, generalmente a gritos, y la situación fue subiendo de intensidad hasta que por la noche estalló.

Por culpa de la comida, Aritz gritaba a Han, hasta el punto de que ambos terminaban, otra vez, distanciados y durmiendo separados, mientras el resto de la casa tomaba posiciones ante la nueva situación. Y es que parece que los temores de Amanda se confirmaban durante la jornada: el grupo de la biblioteca, ahora liderado por Carolina, y con Enrique al margen, está dispuesto a nominar al trío para deshacerse, al menos, de uno de ellos. El problema es que temen que su imagen quede muy tocada, por lo que acabaron dudando si subir también a Marina.

Y mientras los concursantes hacían sus cábalas sobre el jueves, las pruebas de SuperJump continuaban, y lo hacían con una nueva polémica: el robot proponía a Vera y Carlos que encontrasen guisantes dentro de un bol gigante de espaguetis a la bolognesa y a la carbonara. La prueba terminaba enseguida, con la casa discutiendo si comerse o no los espaguetis.

Por cierto, Vera era protagonista pocos minutos después de una escena que, si el programa sabe venderla, le llevará a la victoria. El chico recogía una foto de Niedzela y decidía guardársela provocando las burlas del resto de la casa. Vera, recordando su terrible pasado, decidía encerrarse a solas en el jacuzzi. Y es que la historia de Vera, si se contase en las galas, serviría para que muchos (especialmente los más jóvenes) descubran las consecuencias del bullying, unas consecuencias que van mucho más allá del momento en que se produce el acoso, y que deja secuelas para siempre.

La noche terminaba también con SuperJump como protagonista, que escogía a Suso para su última misión de la noche. El robot proponía al catalán que metiese a sus compañeros en la cama y les diese un beso de buenas noches, pero el concursante decidió darle la vuelta a la prueba: aprovechando la situación decidió vengarse de sus compañeros, obligándoles a estar en la cama durante más de tres horas mientras les decía todo lo que pensaba de ellos a la cara.

Suso, en plan más destroyer aún de lo habitual, confesó a Ivy que la había nominado, llamó muebles a media casa, e insultó a Sofía una vez más antes de dejar a sus compañeros que se levantasen. El concursante, muy enfadado pues sabe que se va a la calle el jueves, también montaba bronca esa misma tarde con Aritz, al negarse a fregar los platos.

Y mientras esto ocurre dentro, fuera toca Debate, un Debate en el que además de la visita de Maite, habrá llamadas del exterior para los ganadores de los últimos secretos, en una noche en que el contenido no será lo ocurrido en la casa durante los últimos días (hay que guardar cosas para el programa del martes), sino un ataque constante hacia Enrique (pretenden salvar a un Suso protagonista de la carpeta en lugar de permitir a un jugador nato que revolucione el juego. Ellos sabrán...).

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar







































































ChoniEncuesta

¿Quién debe abandonar la casa de Gran Hermano VIP 5? Segunda nominación
 

A Todo Color



































Noticias Relacionadas