Gran Hermano 16 (GH 16): Raquel y Suso dan celos a Sofía, Enrique se interpone en la relación de Han y Aritz e Ivy, más cerca de Vera que de Carlos | eltelescopiodigital
x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

07
Oct
2015
Gran Hermano 16 (GH 16): Raquel y Suso dan celos a Sofía, Enrique se interpone en la relación de Han y Aritz e Ivy, más cerca de Vera que de Carlos PDF Imprimir E-mail
Los Blogs del Telescopio - El Choniblog
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Todas las carpetas de la casa se convierten en triángulos mientras la prueba semanal asusta a los concursantes

Madre mía, como está el patio. Cierto es que hace cuatro días que no actualizamos lo ocurrido en la casa de Gran Hermano (las fiestas es lo que tienen), pero las cosas han cambiado de forma radical en los últimos días. Así, si habíamos dejado a un Suso odiado por media España haciendo peinetas a la audiencia y con una Sofía a sus pies, ahora tenemos a Suso con Raquel, mientras Sofía se muere de celos; y si habíamos dejado a Han y Aritz en su extraña relación carpeteril, ahora es otra persona la que se ha metido en medio, Enrique. Pero además, el jueves dejamos a Carlos e Ivy pudiendo reconocer abiertamente que son pareja, lo que ha provocado un efecto sorprendente: la esposa cada día está mas cerca de Vera mientras su marido se mantiene en un segundo plano (de hecho, se pasa el dia durmiendo).

Vamos por partes. La carpeta que centraba todas las miradas (porque ella estaba nominada, y él más que expulsado en cuanto salga a la palestra) era la de Sofía y Suso, con una Raquel en segundo plano a la que el catalán ya había tirado los tejos. La sorpresa llegaba después de la fiesta del viernes, cuando Raquel decidía comenzar a acercarse a Suso, y se medio declaraba al de Barcelona.

Tras una jornada en la que la tensión podía cortarse con un cuchillo entre Sofía y Raquel (la amenaza de indhirazo flotaba en el ambiente), la noche del domingo terminaba con otro giro de guión: Raquel abandonaba su proyecto de carpeta tras considerar que el catalán sólo la quería para desahogarse “y para eso tienes a Sofía”. Las calabazas de la extremeña servían a Suso para volver sobre sus pasos y acercarse de nuevo a una Sofía que parece que la dignidad se la dejó en la puerta de entrada de la casa.

En concreto anoche Suso terminó culpando a la de Pamplona de la imagen de malo que tiene tanto dentro como fuera (y lo peor es que Sofía parecía aceptar esa idea que le transmitía el catalán). Eso sí, la noche postporcentajes terminaba con Suso y Raquel juntos y acaramelados (o metiéndose mano, juzgadlo vosotros) en el salón.

Así Raquel ha dado la munición que necesitaba el programa para sacarla el jueves de la casa (y con un porcentaje importante), convertida en la nueva Carol Lavín, y comenzar a cebar una repesca que provoque, ahora sí, el Indhirazo deseado. Así los porcentajes igualados del pasado domingo (52,2% probablemente para Sofía; 44,7% para Raquel; y 3,1% para Amanda) dieron un giro total durante la última hora de anoche (en la que, por cierto, participó Belén Esteban como colaboradora) para terminar con un empate técnico entre las dos.

Y es que Raquel ha hecho todo lo que no se debe hacer en Gran Hermano, y menos estando nominada (salvo que su intención sea salir enseguida para hacerse bolos y Deluxes): acercarte al concursante más odiado de la edición, interponerse en una carpeta; y exagerar demasiado las reacciones hasta el punto de que el público se de cuenta de que está fingiendo. Evidentemente ya es tarde para un porcentaje nagoriano, pero va a salir con un buen porcentaje de votos, y se lo ha ganado a pulso, sobre todo en esta última semana.

Para rematar la jugada, el lunes pronunció una frase que terminará de sentenciarla si se emite el jueves para abrir la gala (todo apunta a que no): “me muero por ver la cara que se les queda cuando vuelva el jueves y gane la inmunidad”; y ayer remataba con otra frase que debería tener consecuencias inmediatas (ayer se habló de ello en Sálvame pero nadie se atrevió a pronunciar la frase: “Sofía es la persona que más odio, le voy a dar dos hostias y me van a echar”.

Eso sí, para proteger descaradamente a Suso de la expulsión cantada de la semana que viene, el programa decidía, por aquello de que ya no va a haber más secreto, que las próximas nominaciones sean a la cara, lo que augura muchos nominados “por descarte” y muy pocas broncas entre ellos.

Y de carpeta a carpeta. Han y Aritz, la relación más auténtica de las últimas ediciones, está en crisis, y el motivo no es otro que un triángulo que lleva fraguándose varias semanas. Todo comenzaba en la noche del viernes, cuando se producía el bautizado por todos como “patatagate”. Han quería hacerse patatas fritas a altas horas de la madrugada y Vera no dudó en apoyarle.

Al llegar Aritz, y viendo cómo lo podía malinterpretar el resto, le dijo al chino que no lo hiciese pero Han siguió adelante, apoyado, por Suso. Aritz y Suso se enfrentaron despertando al resto de la casa y descubriendo lo que estaba sucediendo. Reaccionando a toda velocidad (desde luego, este chino es muy rápido), Han anunciaba que no quería freir las patatas sino sólo ponerlas en agua dejando que el resto se peleasen. Lógicamente la traición no gustó nada a Aritz, y enfrió mucho la relación entre ambos.

Al día siguiente, de hecho, estuvieron muy distanciados, refugiándose Han en su “otro marido” Enrique, con el que pasó mucho tiempo durante el fin de semana (incluso llegaron a ducharse juntos). Aritz, celoso de lo que estaba ocurriendo, pedía consejo a Marta en la noche del lunes, y, como siempre que interviene la canaria, la cosa terminó de la peor forma posible: la carpeta Han-Aritz se rompía de forma más o menos tácita y cada uno dormía en una cama diferente. Eso sí, como ya es habitual en ambos, al día siguiente volvían a estar juntos y hablaban, de forma más o menos, velada, sobre la nueva ronda de nominaciones.

Habrá que ver como evoluciona ésto, y que enfoque le da el programa, pero un triángulo gay es demasiado para un programa como Gran Hermano. De momento,y a falta de ver como evoluciona la cosa, es posible que el más perjudicado sea Enrique, si bien me inclino por pensar que acabarán los tres juntos (y posiblemente en la final). Y es que esta trama no es explosiva como la de Sofía-Suso-Raquel, sino mucho más calmada, por lo que tardaremos en romperla.

La otra carpeta (o lío de faldas a muchas bandas) también ha cambiado por completo la situación de la casa: si habíamos dejado a Carlos e Ivy pudiendo reconocer su relación, y a Niedziela liberada de su relación con Vera, ahora mismo tenemos una suerte de triángulo del que Niedzela ha decidido desmarcarse. Carlos e Ivy se convertían oficialmente en pareja el jueves, y el programa no dudó en darles una luna de miel interruptus en los días siguientes.

Así el domingo tuvieron una cena romántica y anoche mismo la hora sin cámaras. Pero mientras el guión del programa dice eso, la vida se abre paso dentro de la casa de Guadalix. Ivy cada día que pasa está mas cerca de Vera y más lejos de un Carlos que ya no tiene que fingir que no le importa lo que ocurra (la impresión que da es que realmente no le importa lo que ocurra).

Pero mientras la casa está totalmente revolucionada, el última hora optó por vendernos una situación en la que el único triángulo es el de Raquel-Suso-Sofía. Han y Aritz, para el programa, siguen siendo una pareja feliz (el “patatagate” se tocó a fondo, pero sin contar las consecuencias) en la que Enrique no tiene nada que ver; y Carlos e Ivy cada día están más enamorados (el resto, directamente, ni existe).

Espero que lo realmente ocurrido lo cuenten el jueves, porque si no es posible que la casa comience a evolucionar en una dirección y el programa siga vendiendo sus propias carpetas. El primer ejemplo lo tuvimos durante la conexión en directo, cuando Marta volvió a montar un drama justo tras conocer el empate técnico entre Raquel y Sofía, provocando que, literalmente, estallase la casa: Marta y Han gritando cada uno por su lado, Raquel y Sofía llorando al verse en la calle; y Aritz aprovechando el directo para atacar a Suso diciéndole lo que toda España piensa (el resto se quedó en un segundo plano ovejil).

Por suerte para la integridad psíquica de los espectadores, no todo son carpetas y triángulos dentro de la casa de Guadalix. Esta semana han vivido un “Gran Hermano amarillo” que les ha puesto a todos contra las cuerdas: comer cosas asquerosas, soplarse una cucaracha a través de un tubo de plástico, y (la peor para ellos con diferencia), un concurso de cultura general. Hasta hubo un remake del Killer Karaoke que nos permitió ver a Aritz sin sombrero ni camiseta (lo que escondía el vasco son una serie de tatuajes por todo su torso). Al final de la semana, y a pesar de que tampoco se esforzaron demasiado, la prueba era superada al conseguir 89 puntos y necesitar 80 por lo que volverán a tener comida.

Secretos. Mañana jueves todos saldrán a la luz, y el pasado domingo algunos atacaron de forma definitiva a los que aún guardan misterios: alguien dirá que Kike es el experto en Gran Hermano, y otros que Marta conoce todos los secretos (de hecho, la propia Marta lo reconocía hace unos días). También alguno parece intuir que Aritz no tiene secreto, y que Carolina, por descarte, es la que ve muertos. Vamos a ver que ocurre en la última Asamblea.

Pero además los secretos generaban polémica fuera, sobre todo por el que implica a Vera. Como ya sabéis, Raquel y Niedzela tienen que ir llevando a sus compañeros al jardín secreto sin que Vera se entere (ya lo han conseguido con todos menos con Han y Aritz), algo que los familiares del catalán han calificado de decisión muy desafortunada conociendo el pasado confeso del chico. No creen que le vaya a hacer ningún bien ver cómo todos le dan de lado ocultándole algo y dejándole sólo.

Pero además el juego del jardín que ha liberado a Niedzela de su relación con Vera, provocaba los celos de Suso tras descubrir que Vera ha estado con Raquel a solas; y ponía a Ivy con la mosca detrás de la oreja al ver como su Carlos desaparecía con otras.

Seguimos con polémicas. El pasado viernes Maite acudía al Deluxe y lo hacía para enfrentarse a todas las polémicas que han saltado fuera tras su paso por el programa. Lo mejor fue la actitud de la autobusera, que no sólo no negó nada, sino que dio todas las explicaciones pertinentes. Así Maite confesó, con pelos y señales, el presunto caso de malos tratos sufrido; el por qué de su relación casi inexistente con el alcohol; o las razones que le llevaron a intentar robar una tienda.

La entrevista también mostró a una Maite imitadora (Sálvame ya explotó esta faceta en la tarde de ayer), que no dudó en desvelar cómo se limpia tras ir al baño; y a una Maite intentando ligar con Kiko Hernández y Kiko Matamoros. La noche terminaba, eso sí, con otro tono totalmente distinto: su ex cuñado acudía al plató para tener un enfrentamiento con la de Pamplona que destrozó a Maite y puso al borde de la querella al otro invitado. Pero el objetivo del programa se cumplió: por primera vez desde que compiten, el Deluxe ganó, aunque por la mínima a Tu Cara me Suena.

Volvemos a la casa. Aritz, tras pasar por ser Rosa Benito, Ángel y Pepe Herrero, ahora se convertía en Pepe Flores, y decidía pasarse las noches gastando bromas a sus compañeros (olé tu). Así el lunes dejaba una noche muy divertida en la que Aritz y Vera explotaron globos en la habitación donde dormían el resto; pintaron la cara a sus compañeros; les pusieron toallas mojadas por encima; pusieron tiras de celo por el suelo de las habitaciones, y le cambiaron a Quique su taza de agua por agua con vinagre de los pepinillos. La noche siguiente las bromas fueron con el super, pues Aritz, Amanda y Marina entraron en el confe con sombrero y jugaron a que el Super les identificase desde detrás del sofá.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar







































































ChoniEncuesta

¿Quién debe abandonar la casa de Gran Hermano VIP 5? Segunda nominación
 

A Todo Color



































Noticias Relacionadas