x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

03
Jun
2015
Masterchef 3: Expulsión Pablo, un helado de fresa sin fresas, y Antonio crea un plato PDF Imprimir E-mail
Los Blogs del Telescopio - El Choniblog
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

El programa se deshace de otro de sus pilares justo antes de la repesca

Primero fue Alberto, luego Encina, más tarde Mireia y la semana pasada Mila. Y, por si fuera poco, anoche se marchaba Pablo dejando concursantes terriblemente planos en la tercera edición de Masterchef. Probablemente por este desastre, el programa decidía poner en marcha una repesca, que se producirá la semana que viene y en la que, posiblemente, volverá alguna de estas estrellas televisivas.

Y es que la salida del último pilar del reallity deja el programa en un serio problema de cara a todo lo que aún queda de juego. Por eso la semana que viene volverá, al menos, un concursante que intentará revitalizar un espectáculo que ha ido cuestabajo (también en audiencias) desde la salida de Encina.

Así la noche comenzaba con una prueba patrocinada, aunque, por aquello de que TVE no puede hacer publicidad, fue necesario recurrir a Twitter para descubrir el verdadero nombre de la prueba. Se trata del “reto Carte D´Or”, que hizo que los concursantes elaboraran un helado de merengue y fresa al más puro estilo de la marca.

Además la prueba fue presentada por una chef llegada desde el mismísimo Celler de Can Roca, que el pasado lunes volvía a convertirse en el mejor restaurante del mundo (una vez más el don de la oportunidad sonríe al programa culinario).

Volviendo a la prueba, los concursantes innovaron al hacer helado sin nata (y con mantequilla), sin harina (ni herramientas), o sin fresas. De tal forma, todo apuntaba a que las propuestas de Lidia, Antonio y Pablo no serían las mejores. Tampoco las de Fidel y Sally, calcados uno a otro; o el de Kevin, con un emplatado difícil. Así las cosas sólo se salvaron los platos de Andrea (que dedicó el helado a su novio); y de Carlos, que hizo un helado perfecto.

De tal forma, la cuqui y el macarra se convertían en líderes de la prueba de exteriores, una prueba que les llevó hasta Madrid con la intención de cocinar para Miguel Bosé. Bueno, lo de cocinar es un decir, porque el equipo de Andreíta fue incapaz de sacar unos raviolis a pesar de contar con la ayuda del mismísimo Miguel Bosé. El motivo, que se trataba de raviolis sin gluten, lo que complicó, y mucho, la prueba a una Andrea que terminó llorando. En el equipo azul, sin embargo, tranquilidad total, aunque Carlos estuvo solo durante buena parte de la prueba (al más puro estilo “Sufridores en casa” sus compañeros pudieron seguir la preparación a través de plasma), no tuvieron problema en sacar los platos. Sin embargo, no todos los concursantes estuvieron en ambos equipos, sino que dos cocineros, Pablo y Lidia, formaron su propio equipo tras ser rechazados por el resto de sus compañeros. Aunque la prueba estaba hecha para salvarles, Pablo se encargó de hundir a ambos con unas natillas totalmente incomibles que opacaron la tarta preparada por Lidia.

Así las cosas, el equipo azul se salvaba mientras que cinco concursantes se enfrentaban a la prueba final, una prueba en la que tuvieron visita: los cuatro ganadores de Masterchef España, José Manuel, Vicky, Mario y Manuel, regresaron a las cocinas para recordar sus platos más destacados.

Los concursantes debían utilizar esos ingredientes estrella para elaborar una nueva creación digna de ganar el programa. Y lo cierto es que tan sólo uno cumplió sobradamente las expectativas: el carritaki de Antonio, una sorprendente mezcla de carrilleras y tartaki de atún. Lidia y Andrea también hicieron un buen trabajo, mientras que Pablo y Fidel entraron en la cuerda floja.

No obstante, esta vez poca emoción había, pues Pablo no fue capaz de terminar su plato, y presentó el atún y el ajo crudos.

De tal forma, el programa no tuvo más remedio que deshacerse de Pablo, que dejaba las cocinas para dedicarse a su nuevo gran sueño: ser presidente del Gobierno (que tiemblen Pablo Iglesias y Albert Rivera...).

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

ChoniEncuesta

¿Quién debe abandonar la casa de Gran Hermano VIP 5? Segunda nominación
 

A Todo Color



































Noticias Relacionadas