x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

31
Ene
2015
Gran Hermano VIP 3 “GH VIP 3”: Ares sufre un ataque epiléptico, Kiko quiere abandonar de nuevo tras pelearse con Laura, y Coman pasa de la nueva prueba PDF Imprimir E-mail
Los Blogs del Telescopio - El Choniblog
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

El papel de oráculo de Ylenia provoca un nuevo distanciamiento entre ella y Fede

Las nominaciones y la nueva prueba semanal han provocado que una de las tramas latentes que conviven en la casa de Gran Hermano estallase durante la tarde de ayer: Laura, tal y como había prometido, se enfrentaba a Kiko para hablar sobre su pasado en Cantora, lo que terminaba en el enésimo amago de abandono del DJ. Pero además el infierno se convertía exactamente en eso para una Ares que sufría un ataque epiléptico.

La mañana en Guadalix comenzaba con muchísima tranquilidad, y en una tensa espera hasta el comienzo de la prueba semanal, una prueba en la que los habitantes del infierno no lo van a pasar precisamente bien: sometidos a trabajos improductivos como contar lentejas una y otra vez o subir y bajar una escalera sin fin, los cuatro elegidos sufrirán castigos con un fuerte componente psicológico (que les despierten a horas intempestivas con heavy metal; que les envíen mensajes desquiciantes a través de una pantalla; o ir unidos con grilletes de dos en dos cuando abandonen la habitación roja...).

Y mientras, los habitantes del cielo podrán acceder al árbol del conocimiento, la encina del jardín, que recupera su voz cuatro años después (ha tardado ese tiempo en recuperarse de la conversación surrealista con Patricia) para tentar a los concursantes con sus frutos prohibidos: una serie de manzanas que, si las cogen, les permitirán acceder a un milagro dentro del confesionario. Eso sí, advierte la prueba: no conviene abusar de las manzanas del conocimiento (que se lo digan a Coman y Eva).

Además, cuando esten juntos Ylenia se convertirá en el super hablando con los concursantes en la habitación azul a modo de confesionario. El último detalle, y probablemente, el más importante de la prueba son las tentaciones: una serie de productos comestibles que aparecerán en el confesionario una vez al día y que, si son recogidos, tendrán consecuencias en la convivencia...

Ni que decir tiene que la prueba, sobre el papel, les ha encantado, pero enseguida han comenzado a sufrir sus efectos, que han conseguido remover un poco más la casa. En primer lugar Coman decidía, desde primera hora, que se negaba a hacer la prueba, no poniéndose los grilletes ni subiendo la escalera infernal (de los cuatro habitantes, tres tienen que hacer la prueba durante ocho horas al día, mientras el cuarto descansa), lo que generaba un serio problema con un Kiko que tampoco tenía la menor intención en participar del juego. Al final, Coman accedía a participar, pero sin cumplir con las normas, lo que le recriminaba Laura provocando una reacción airada por parte del Adán.

Ya por la tarde Ares sufría un fuerte ataque epiléptico que terminaba con la chica llorando y los médicos recomendando que abandonase inmediatamente el infierno (curioso que a alguien que se llama como el dios de la guerra le produzca problemas de salud el color rojo), siendo sustituida por Israel, que se ofreció voluntario para evitar que fuese Aguasantas la que sufriese el castigo eterno.

Y es que, medio en broma medio en serio, el torero soltaba una bomba: “Santy me gusta más que comer con los dedos, pero hay cosas que no se pueden comer”. Eso sí, Israel tuvo que soportar por la noche un nuevo acoso por parte de Víctor, que cree que pillar al torero con la guardia baja por el alcohol le facilita la carpeta. Por desgracia para Víctor, el super decidía recortarles el suministro de alcohol durante la fiesta para evitar situaciones como las del martes pasado. Y es que no es de recibo que una fiesta dedicada al Día de la Paz terminase en guerra abierta.

Volviendo a Ares, la chica explicaba que sufre epilepsia fotosensible (la misma que provocó ataques a los niños japoneses al ver Pokemon hace unos cuantos años), si bien hacía mucho tiempo que no sufría una crisis. También contaba que fue la combinación de colores y luces del infierno lo que le provocó el ataque. Además confesaba que llevaba un amuleto dentro de la casa: un chicle regalado por su novio, David Guapo, antes de entrar en la casa.

La elección de Israel para dejar el mundo de los vivos generó consecuencias entre los demonios, pues Laura anunciaba que le quitará el torero a Santy: “no se lo que puede pasar en el infierno”, soltaba.

Durante la tarde el gran protagonista fue Kiko, tanto en el cielo como en el infierno. Y es que los habitantes celestiales comentaban el problema de bromhidrosis plantar (olor de pies) que sufre el DJ. Según explicaban la situación empezaba a ser insostenible, y alguno hablaba incluso de nominarle por ello. Por la noche, y fuera de la casa, el Deluxe VIP nos iluminaba sobre el asunto: Kiko sufre un problema provocado por bacterias que requiere un largo y duro tratamiento para ser curado.

Y mientras en el cielo recordaban a Emilio Aragón, en el infierno también era Kiko el centro de la polémica. Aprovechando uno de los pocos momentos en que el DJ estaba despierto, Laura cumplió con lo prometido días antes, y tuvo la conversación pendiente con Kiko con Israel de carabina. La hija del mayoral de Cantora recriminaba a Kiko que hablase mal de su madre, lo que provocaba una fuerte discusión entre ambos que terminaba con Kiko saliendo hacia “el pueblo” mientras hacía gestos de querer estrangular a Laura. La chica, por su parte, seguía criticando a Kiko en el infierno y gritando.

Kiko intentaba encontrar la paz fuera de la sala roja, pero Fede le soltaba lo que habían comentado sobre su olor de pies, tras lo cual el DJ decidía entrar en el confesionario para pedir su salida. De nuevo el super le convencía de que no se fuese, provocando que Kiko pidiese a la audiencia que lo expulse el próximo jueves.

Mientras Kiko se debatía entre irse o quedarse, el resto pasaba olímpicamente, centrándose en sus propios asuntos: Belén descubría que tenía el azucar demasiado bajo, mientras que Ylenia volvía a preguntarle a Fede por Vicky. La cosa no quedaba ahí, pues, con Ylenia como oráculo, Laura se encargó de desvelarle la conversación del día anterior entre el italiano y Ares (lo de que Fede fuera no tendría nada con ella).

Al saberlo, Ylenia se volvía loca y no tardaba en llamar a Ares a su presencia. La reportera conseguía darle la vuelta a la conversación convenciendo a Ylenia de que no se había dicho lo que se dijo, lo que terminó con las dos “amis” volviendo a abrazarse.

La noche, por su parte, tenía como protagonistas las tentaciones (en esta ocasión diez botes de nocilla a cambio de estar el día siguiente a base de plátanos y kiwis). La cosa degeneró en un intenso debate y en una votación que terminó en empate sobre la conveniencia o no de coger las tentaciones (están convencidos de que, si sucumben a una sola de las tentaciones, perderán la prueba), y en una gran bronca en la que todos se gritaban. Ylenia, como oráculo, ponía paz gritando más que los demás, lo que no conseguía frenar una nueva discusión entre Fede y Ares.

Durante la fiesta “flower power”, los concursantes se dedicaron mensajes, y Fede e Ylenia volvieron a discutir, esta vez con Aguasantas de por medio. La ex empleada de Raquel Bollo criticaba al italiano por lo dicho sobre Ylenia, hasta que la propia valenciana entraba en la discusión. La cosa terminaba con Ylenia más rallada de lo habitual.

Y mientras esto ocurría en la casa, fuera el Deluxe se transformaba, una vez más, en otra gala sobre el programa: Lydia soltaba un polémico “Coman es muy mono”; la psicóloga analizaba el lenguaje corporal de Kiko y Belén durante los vídeos de sus familiares; y Olvido volvía al programa para criticar a Belén (por cierto, la de Paracuellos se enteraba en ese mismo momento a través de una conexión telepática: “Olvido está ahora mismo en el Deluxe. Me pitan los oídos”, soltaba la Princesa del Pueblo ante unos concursantes tan sorprendidos como los de fuera). Si no gana, que tiemble Sandro. Al final va a ser cierto lo de la bruja del pueblo...

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

ChoniEncuesta

¿Quién debe abandonar la casa de Gran Hermano VIP 5? Segunda nominación
 

A Todo Color



































Noticias Relacionadas