x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

22
Jun
2020
El PP destaca la subida de impuestos y el aumento de cargos de confianza en su balance del primer año de legislatura en Coslada PDF Imprimir E-mail
Zona Este - Coslada
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por Ayuntamiento de Coslada“Los pactos de un gobierno inestable y de izquierdas, volverán a traer más impuestos y abandono a la ciudad”, afirma Becerra

"El primer año de mandato de Ángel Viveros se ha visto caracterizado por un gobierno corto de ideas, pero caro para los vecinos, que no ha sido capaz de hacer frente a los problemas de Coslada. A comienzos de mandato, el gobierno Tripartito comenzó su andadura incrementando el salario de cada uno de sus integrantes en 3000 euros y aumentando el número de cargos de confianza, decisiones que han supuesto un incremento en cerca de 600.000 euros anuales, en su coste para los vecinos", así de contundente se muestra el PP de Coslada en su balance del primer año de legislatura.

Desde el Grupo Popular lamentamos como la previsión de nuestro Portavoz, Francisco J. Becerra, se ha convertido en una realidad, cuando aseguró que “una vez más los pactos de un gobierno inestable y de izquierdas, volverán a traer más impuestos y abandono a la ciudad”.

La experiencia de los Populares no falló, y seis meses más tarde el Tripartito preparó un gran sablazo fiscal a los vecinos de Coslada, incrementando el IBI en un 10%, además de otras tasas importantes como las referentes al Coslada Juega, la tasa de la grúa municipal, las tasas de cementerio y de la Escuela de Música, entre otros. Además de tener la ciudad paralizada, los contribuyentes tuvieron que pagar la fiesta del incremento de sueldos y asesores del Tripartito, que ha venido limitando reiteradamente el poder adquisitivo de los cosladeños sin que éstos vean una mejoría en los servicios públicos municipales.

En el apartado de fiscalización, el Grupo Popular ha servido a los cosladeños con ilusión, pero con la constante tristeza que supone observar en primera línea la enorme decadencia que está sufriendo Coslada por culpa de la inacción del Gobierno Municipal. El Tripartito, no ha sido noticia en este primer año por los proyectos que ha sacado adelante, sino por una serie de bochornosos actos que solo han conseguido manchar aún más la imagen de nuestra ciudad. Desde la aparición de ratas y mapaches, pasando por innumerables robos a los colegios públicos, hasta los escándalos que han supuesto la dimisión del asesor de Más Madrid en octubre del pasado año, o la contratación de un nuevo asesor para Podemos, en plena pandemia del Covid.

Para finalizar el año, Coslada ha tenido que soportar la desafortunada gestión del Tripartito en uno de los momentos más difíciles para nuestra ciudad. La estrategia para combatir las consecuencias del Covid, se ha traducido en un constante rebufo por parte del Gobierno para adaptarse a las circunstancias. Se ha llegado tarde tanto al reparto de mascarillas como a la distribución de las ayudas sociales defendidas por el PP de Coslada. No ha sido hasta la celebración del último pleno municipal cuando los hosteleros y comerciantes han visto aprobado la rebaja de las tasas, por no hablar de la absoluta paralización que ha sufrido el consistorio de Coslada en comparación con otros ayuntamientos de municipios vecinos del Corredor.

A lo largo del primer año de mandato el Grupo Popular ha caracterizado su oposición por ejercer una labor firme pero constructiva, fiscalizando la acción del Equipo de Gobierno a la vez que se intenta dar respuesta a las necesidades de los vecinos.

Este trabajo se ha traducido en más de sesenta escritos, con propuestas e iniciativas de toda índole que tanto los integrantes del Partido Popular de Coslada como los vecinos de Coslada han trasladado al Grupo Municipal. Además de los escritos y de las 64 interpelaciones en los Plenos Municipales, se han defendido un total de 7 mociones que planteaban diferentes iniciativas para nuestra ciudad.

Respecto a la crisis del Covid-19, el Grupo Popular ha presentado una serie de propuestas, con el objeto de sumar y establecer “la máxima colaboración y respaldo posible”, tanto al Equipo de Gobierno como al resto de autoridades implicadas en la toma de decisiones. Estas propuestas se han traducido en medidas que incluyen la creación de fondos extraordinarios de apoyo a familias, pequeño comercio, autónomos y pymes, el aplazamiento y condonación de tributos y tasas, y el asesoramiento a afectados por ERES y ERTES, así como otras medidas complementarias como el reparto de mascarillas, la realización de test, o la defensa de la bajada de las retribuciones de la Corporación.

En palabras del Portavoz Popular, Francisco J. Becerra: “El primer año de mandato se ha caracterizado por un gobierno corto en ideas pero caro para los ciudadanos, que no ha sido capaz de dar respuesta a las necesidades de los vecinos de Coslada y que ha mantenido la ciudad paralizada, malgastando todo un año sin avanzar en ningún nuevo proyecto”.

Nada más empezar el curso político, en septiembre de 2019 presentamos una moción para el establecimiento de un sistema especial de aplazamiento de tributos periódicos, que defendía la posibilidad de ampliar hasta cinco años los aplazamientos de impuestos para las familias en situación de desempleo y sin prestación contributiva. Como era de esperar, no prosperó por culpa de los votos de PSOE, Podemos y Más Madrid.

En el Pleno Ordinario de octubre, los Populares defendieron una batería de medidas encaminadas a la mejora de la sostenibilidad y calidad del aire en Coslada, que salió adelante gracias a la equivocación del alcalde en el voto. Gracias a esta moción, los cosladeños pudieron comprobar que efectivamente, el alcalde solo acierta cuando se equivoca, tal y como hemos podido comprobar en este primer año.

En noviembre de 2019, presentamos una moción para apoyo y reconocimiento a la labor que realizan las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en Cataluña, la cual quedó rechazada por un enmienda a la totalidad descafeinada que presentó el Tripartito, pero que contó con el apoyo del Grupo Popular por defender en esencia lo presentado en la moción original.

En el Pleno de diciembre, presentamos una importante moción encaminada a dar solución a la abandonada instalación deportiva del barrio de Ciudad 70, que se basaba en el acondicionamiento y mejora del Campo de Fútbol. La propuesta fue rechazada por el Tripartito, ignorando una demanda histórica vecinal y sin ofrecer ningún tipo de alternativa a la propuesta, que a día de hoy sigue en su punto inicial.

A comienzos del año, el Grupo Popular presentó una moción instando al Equipo de Gobierno a iniciar las conversaciones con ADIF para acometer una reforma integral de la antigua estación de cercanías de Coslada. Esta propuesta, si contó con el voto afirmativo del Equipo de Gobierno, aunque lamentablemente a día de hoy no se han iniciado los trámites para dar solución al problema, y la situación sigue presentando el mismo abandono que a inicios de mandato.

En el Pleno Ordinario de febrero, presentamos una moción donde defendimos el establecimiento de medidas que regulen la instalación de locales de apuestas en el municipio de Coslada, rechazada por el Tripartito, y que abogaba por proteger a la población de una preocupación compartida por muchos vecinos, debido a la notable proliferación de las casas de apuestas en nuestra ciudad.

En Mayo, y tras la omisión por parte del alcalde de la celebración del Pleno Ordinario del mes de Abril, el Grupo Popular presentó una moción instando al Equipo de Gobierno a reducir las retribuciones de la Corporación Local, con el objetivo de revertir la subida de sueldos aprobada al inicio de mandato y dar ejemplo ante la sociedad cosladeña. Lamentablemente, la historia se repitió, y el Tripartito votó en contra de la propuesta, manteniendo la subida de retribuciones inicial.

Por último, en el Pleno Ordinario del mes de junio, el Grupo Popular presentó una moción para la creación de una nueva Sede Electrónica para el Ayuntamiento, con el objeto de aumentar significativamente la cantidad de trámites telemáticos que pueden realizar los vecinos sin necesidad de acudir presencialmente al Consistorio. Lamentablemente, esta propuesta fue votada en contra, obligando a los vecinos a soportar una web municipal anticuada que no permite realizar trámites de forma telemática, más allá de la obtención de volantes de empadronamiento, tasas de boda o examen, verificación de documentos o acceso a expedientes.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas