x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

03
Abr
2019
Detienen a un entrenador en Coslada que cobraba clases por anticipado y desaparecía sin darlas PDF Imprimir E-mail
Zona Este - Coslada
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por Ayuntamiento de CosladaEstaba buscado por cinco juzgados españoles

La Policía Nacional ha detenido en Coslada a un individuo como presunto autor de una estafa a los clientes de un gimnasio. Ofrecía sus servicios como “entrenador personal” valiéndose del puesto de confianza que ocupaba en el gimnasio en el que trabajaba como monitor. Se dedicaba a cobrar por adelantado el total de las sesiones contratadas, su seguimiento y la dieta personalizada. Cuando se le requería para que cumpliera lo contratado, desaparecía del gimnasio donde trabajaba, llegando a estar buscado por cinco juzgados diferentes por hechos similares.

A principios del mes de Enero comenzaron a recibirse en la Comisaría de Policía Nacional de Coslada-San Fernando numerosas denuncias de ciudadanos que manifestaban haber pagado a un monitor de su gimnasio por una preparación deportiva, basada en dieta y entrenamiento personalizado, por el que no habían recibido servicio.

Los investigadores pudieron averiguar que había abandonando el gimnasio donde trabajaba sin previo aviso y donde había sustraído cerca de 1.500 euros entre dinero en efectivo y productos de alimentación deportiva. Tras la identificación de esta persona, la Policía Nacional comprobó que era buscado por numerosos hechos similares cometidos por todo el territorio nacional y que se encontraba reclamado por cinco juzgados diferentes.

El modus-operandi utilizado por el estafador era utilizar como escaparate de buena imagen el gimnasio donde desempeñaba funciones de monitor, ganándose así la confianza de los socios, a quienes ofrecía un entrenamiento personalizado, seguimiento y preparación de dietas, siempre con el desconocimiento de los propietarios, y cobrando, el total de las sesiones, por adelantado. Cuando estafaba a varios clientes, abandonaba el gimnasio y se trasladaba a otro. En el momento de la detención, esta persona llevaba una semana trabando en un gimnasio de la localidad madrileña de las Rozas donde ya estaba iniciando contactos con los socios.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas