x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

22
Feb
2021
La Comunidad quiere que los médicos y enfermeros jubilados también pongan vacunas PDF Imprimir E-mail
Otras Noticias - Comunidad de Madrid
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por CAMLos sindicatos se oponen, y CSIT pide que, al menos, se les vacune antes

La Comunidad de Madrid, a través de la Dirección General de Recursos Humanos y Relaciones Laborales de la Consejería de Sanidad, ha facultado a los centros de Atención Hospitalaria, Atención Primaria y SUMMA112 a reincorporar al servicio activo a médicos y enfermeros que, pese a encontrarse jubilados y cobrando pensión, no hayan alcanzado los 70 años de edad. El objetivo es que estos profesionales puedan colaborar en las tareas de vacunación contra el COVID-19, y prestar apoyo en el momento en el que se vacune de manera masiva contra la enfermedad, una vez que la región disponga de las dosis comprometidas por el Ministerio de Sanidad.

La resolución que permite estas contrataciones atiende a las peticiones de profesionales jubilados que desean incorporarse a prestar este servicio en este tiempo de pandemia, y se realizará conforme a los criterios establecidos desde la Dirección General de Recursos Humanos y Relaciones Laborales del Servicio Madrileño de Salud. Se procederá para ello a nombramientos de carácter estatutario por un mes de duración, prorrogable por periodos de igual duración o inferiores en su caso, con el límite máximo de la finalización del Estado de alarma. La contratación será remunerada y compatible con la pensión de jubilación, y los profesionales cotizarán tal y como está previsto en el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social.

La Gerencia Asistencial de Atención Primaria, a través del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales, ha concluido la semana pasada la administración de la primera dosis de la vacuna frente al Covid-19 a los profesionales de los 13 centros de salud que no pudieron vacunarse en enero por la interrupción del suministro de las vacunas.

El Equipo de Enfermería del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales (SPRL) de la Gerencia Asistencial de Atención Primaria se encargó la semana pasada de distribuir las vacunas frente al Covid-19 en los centros de salud pendientes de primovacunación, en coordinación con las siete Direcciones Asistenciales de Atención Primaria.

Los equipos de vacunas del SPRL acudieron a los centros de salud para entregar los viales de la vacuna de Pfizer a los responsables de vacunas de los centros de salud y preparar y supervisar el inicio de la administración de las vacunas a los profesionales de Atención Primaria. Al cabo de tres semanas, se procederá a administrar la segunda dosis de la vacuna, completando así la pauta vacunal.

Aunque se haya recibido la primera dosis o bien completado la vacunación, Sanidad recuerda que se deben mantener las medidas esenciales de prevención frente al Covid-19, uso de mascarilla, lavado de manos y ventilación frecuente, dado que la vacuna no impide que una persona pueda contagiar.

Tras conocer la noticia, los sindicatos emitían un comunicado conjunto en el que pedían claridad en la planificación de la vacunación: "Las Organizaciones Sindicales CSIT UNIÓN PROFESIONAL, SATSE, CCOO y UGT exigimos que la Consejería de Sanidad sea clara con la planificación de la estrategia de vacunación en la Comunidad de Madrid: que publique la estrategia de vacunación con los recursos planificados para llevarla a cabo y la coordine con los representantes de los profesionales. En este sentido, las cuatro Organizaciones Sindicales, como máximos representantes del colectivo de profesionales del Servicio Madrileño de Salud que se ven inmersos en las tareas de vacunación, hemos remitido carta al Consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero y a la Directora General de Recursos Humanos y Relaciones Laborales del SERMAS.

En dicha carta, estos cuatro sindicatos representativos planteamos que contando con los recursos de la sanidad pública y una adecuada planificación y refuerzo de la plantilla, esta campaña debería salir adelante con la colaboración de todos los profesionales del SERMAS. Si aún así no es suficiente, podría contarse con la colaboración del sistema privado o planificar otros modelos, pero no parece de recibo que ya de antemano y sin haberlo intentado en el sistema público, se derive el gasto hacia estas otras alternativas, antes de haber planteado cuál va a ser el papel del sistema sanitario público en la estrategia de vacunación.

Estimado Consejero:

En un momento en el que la prioridad debe ser la vacunación de la población, ya que es un arma adecuada para acercarse al control de la evolución de la pandemia, es más necesario que nunca que la Comunidad de Madrid sea clara en la información a los Profesionales y a los Ciudadanos.

Cada año con la llegada de la campaña de la gripe se reorganiza la asistencia para dar respuesta a la situación (planificar y administrar vacunas, seguir y tratar a pacientes infectados en sus domicilios y en el hospital etc.). Este esfuerzo supone que los profesionales doblan turnos a menudo y están siempre reorganizando los equipos para poder mantener el resto de actividades de los centros, priorizando en función de las necesidades y los efectivos. Esta situación se repite al menos anualmente y se gestiona con eficiencia año tras año. Este año sumamos la experiencia de una pandemia en la que la reorganización de los equipos ha sido una constante y esta habilidad de transformación ha permitido dar al paciente la mejor calidad asistencial posible con los recursos que hemos tenido disponibles.

Las vacunas de SARs- CoV-2 van a ir llegando de forma escalonada, pero no se puede perder ni un solo día (incluidos fines de semana y festivos) para vacunar. En el sistema sanitario (Atención Primaria, Hospitales y SUMMA) tenemos los recursos organizativos y la experiencia profesional dispuestos para responder a la campaña de vacunación masiva a la población (ya sea en los propios centros asistenciales, o en dispositivos que se habiliten al efecto).

Contando con los recursos de la sanidad pública y una adecuada planificación reforzando la plantilla, esta campaña debe salir adelante y para ello cuenta con la colaboración de todos los profesionales. Si aún así no es suficiente, podría contarse con la colaboración del sistema privado o planificar otros modelos, pero no parece de recibo que ya de antemano y sin haberlo intentado en el sistema público, se cuente con derivar el gasto hacia estas otras alternativas, antes de haber planteado cuál va a ser el papel del sistema sanitario público.

En este escenario, exigimos que la Consejería de Sanidad de Madrid que sea clara con la planificación de la estrategia de vacunación en Madrid. No puede ser que mientras en Atención Primaria nadie sabe cómo, ni cuándo, se va a vacunar a los mayores de 80 y personas vulnerables, se esté anunciando la necesidad de colaboración público-privada. Tampoco es leal con los ciudadanos que la Comunidad de Madrid publicite campañas de vacunación masiva a colectivos específicos sin que se informe a los profesionales implicados sobre: quienes van organizar el operativo logístico, quienes administran las vacunas, quienes van a seguir la evolución de los posibles efectos adversos, etc. De nuevo, los profesionales nos enteramos por los medios de comunicación de aquellas cuestiones que afectan a nuestro trabajo.

Cada vez que en la televisión la Presidenta comunica una noticia sobre la campaña de vacunación, se multiplican las llamadas de ciudadanos a los centros de salud con preguntas sobre ese respecto, ocupando el tiempo que deberíamos dedicar a la asistencia sanitaria y sin posibilidad de dar respuesta ya que no tenemos información en los centros. Un menosprecio más a la Atención Primaria.

Es un momento de crisis social en el que ustedes no pueden permitir que las instituciones transmitan a la Sociedad cosas como que “los encierros“ son elementos

necesarios para favorecer el diálogo. Las Organizaciones que firmamos este documento exigimos a la Comunidad de Madrid que publique la estrategia de vacunación con los recursos planificados para llevarla a cabo y la coordine con los representantes de los Profesionales.

CSIT iba más allá pidiendo que, ya que van a reclutar a los sanitarios jubilados, al menos les consideren grupo prioritario de vacunación: "Desde CSIT UNIÓN PROFESIONAL solicitamos que se administre la vacuna contra la COVID-19 al personal sanitario jubilado que la Consejería de Sanidad va a reincorporar a la actividad asistencial para ampliar la capacidad de vacunación a los diferentes grupos poblacionales. Aunque CSIT UNIÓN PROFESIONAL no ve procedente la incorporación del personal jubilado, dado que son personal de riesgo y no deberían realizar dichas funciones; al ser esta una medida tomada unilateralmente por la Consejería de Sanidad, le pedimos que vacune a estos profesionales jubilados, de tal forma que los efectos de la vacuna estén garantizados en su organismo antes de su reincorporación a la actividad asistencial. Ante la Resolución emitida por el Servicio Madrileño de Salud, SERMAS, para las gerencias de Atención Hospitalaria, Atención Primaria y SUMMA 112, CSIT UNIÓN PROFESIONAL ha recordado que no comparte la medida adoptada por la Consejería de Sanidad de la incorporación laboral de profesionales jubilados para para prestar atención sanitaria a los pacientes COVID"

"Esta Organización Sindical recuerda que las personas mayores de 65 años están catalogadas como personal de riesgo en esta pandemia y precisamente, la atención a pacientes puede incrementar su exposición a un riesgo de contagio mucho mayor. No en vano, las recomendaciones epidemiológicas de las autoridades sanitarias durante este año hacen especial énfasis en la protección de la población de mayor rango de edad, evitando al máximo sus contactos. Esta nueva Resolución del SERMAS por la que dicta instrucciones en relación con la contratación de profesionales sanitarios jubilados, se atiene a lo marcado en el artículo 5 del R.D. Ley 3/ 2021 en el que se incluyen medidas para que estos profesionales puedan percibir el importe de la pensión de jubilación, en cualquiera de sus modalidades, de forma compatible con el salario del SERMAS, siempre que reúnan los requisitos establecidos para ello. En todo caso y dado que esta decisión ha emanado de la propia Consejería de Sanidad, desde el Área de Sanidad de CSIT UNIÓN PROFESIONAL esperamos que, como condición para contratar al personal jubilado, la propia Consejería garantice la administración de la vacuna de tal modo que se minimicen los riesgos de contagio para este personal tan sensible, previamente al momento de su incorporación", resumen.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas