x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

28
Oct
2020
Ayuso tumba la prohibición de reunión por las noches, prohíbe a los confinados acudir al cementerio y baraja el cierre perimetral de la Comunidad durante el puente PDF Imprimir E-mail
Otras Noticias - Comunidad de Madrid
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por CAMLa Presidenta se reunió con los Presidentes de Castilla La Mancha y Castilla y León

La convivencia entre el Estado de Alarma y los decretos autonómicos no siempre es fácil, y un ejemplo de ello es lo ocurrido en las últimas horas con la limitación del derecho de reunión aprobado el pasado viernes por la Comunidad de Madrid.

Así, el Decreto, previo al Estado de Alarma, impedía cualquier tipo de reunión entre no convivientes entre las doce de la noche y las seis de la mañana. Pero el Decreto decayó de forma parcial el domingo con la entrada en vigor del Estado de Alarma; y de forma total el lunes, con la aprobación de un Decreto de la Presidenta de la Comunidad, mando único del Estado de Alarma en la región.

Este maremagnum de legislación provocaba dudas sobre la validez, o no, de la limitación del derecho constitucional de reunión, y la Comunidad las resolvía de forma contundente. Según contaban, desde el momento en que entró en vigor el Decreto de Ayuso, es decir, el lunes por la noche, la medida decayó de forma automática, por lo que la única restricción en funcionamiento es la libertad de movimientos que fija el Estado de Alarma. Así los madrileños pueden, desde el pasado lunes, reunirse entre las doce y las seis de la mañana en grupos de hasta seis personas, pero no pueden moverse hasta que termina el toque de queda.

No es el único cambio en la gestión de la crisis, pues en la tarde de ayer la Comunidad decidía prohibir el acceso a los cementerios a los vecinos de las zonas confinadas, que sólo podrán acudir si se celebra un entierro. La excepción está en aquellos cementerios situados dentro de zonas confinadas (La Almudena en Madrid, y el de Torrejón), que sí pueden ser visitados tanto por “libres” como por “confinados”.

Todas estas medidas se hacían públicas justo antes de que Ayuso se reuniese con los Presidentes de Castilla y León y Castilla-La Mancha para acordar medidas conjuntas de cara al puente de este fin de semana. En concreto, Page y Mañueco decidían cerrar todo el espacio de sus Comunidades hasta el 9 de noviembre, mientras que Ayuso anunciaba que estudiaría un cierre perimetral durante el fin de semana. Eso sí, para salir de un Madrid no confinado tendría que ser por vía aérea o ferroviaria, ya que las dos Castillas envuelven a la Comunidad cerrando, de facto, las fronteras terrestres.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha visitado un punto de información para concienciar sobre la transmisión de la COVID-19 que Madrid Salud y SAMUR-Protección Civil, en colaboración con otros servicios municipales, han instalado en el distrito de Chamartín. Esta campaña se desarrolla desde mediados de septiembre de forma periódica en las zonas con mayor tasa de incidencia del virus y, hasta el momento, ha supuesto la instalación de 123 carpas informativas.

Almeida, acompañado por la delegada de Seguridad y Emergencias y portavoz municipal, Inmaculada Sanz, y por la concejala del distrito, Sonia Cea, ha subrayado que estas carpas informativas, instaladas en toda la ciudad, “van permitir que los ciudadanos tengan una información cercana” y “cuáles son las áreas delimitadas como consecuencia de las restricciones de movilidad y la situación epidemiológica”.

“Tengan la seguridad –ha añadido– de que el Ayuntamiento va a poner todos los medios necesarios para que, en cada momento, en una situación tan difícil como la que estemos viviendo, los ciudadanos cuenten con toda la información necesaria para saber en cada momento el marco normativo en que nos encontramos”.

El objetivo de estas carpas informativas es sensibilizar a la población para evitar la transmisión del coronavirus, mejorando su conocimiento y el seguimiento de las recomendaciones frente al virus; favoreciendo los estilos de vida saludable que ayuden a la prevención e incrementando el fortalecimiento de las comunidades para hacer frente a la situación. Para ello, se insiste en varios mensajes clave: higiene, distancia, uso de la mascarilla y cuarentena domiciliaria cuando es preciso.

En los próximos días, en las zonas de acceso a los cementerios de La Almudena y de Carabanchel se instalarán también estas carpas informativas dentro del operativo especial preparado por el Ayuntamiento por la fiesta de Todos los Santos.

La Comunidad de Madrid va a invertir un total de 35 millones de euros para realizar obras en los centros docentes, así como adquirir e instalar aulas prefabricadas para adecuar las instalaciones educativas a las nuevas necesidades sanitarias derivadas del COVID-19. Esta actuación da respuesta a la alerta sanitaria, con la finalidad de garantizar la protección de alumnos y profesores y para evitar que los centros docentes puedan convertirse en foco de contagios. Estas medidas han permitido la reducción de las ratios hasta 18,26 en Educación Primaria y en 20,84 en 1º y 2º de Educación Secundaria Obligatoria.

El Consejo de Gobierno ha aprobado destinar más de 18,3 millones de euros para realizar obras de reparación, adaptación y mejora de los centros educativos públicos. Con esta cantidad presupuestaria, se van a realizar 366 actuaciones en 301 centros de Educación Infantil, Primaria y Secundaria distribuidos entre 79 municipios de la región. Así, podrán realizarse mejoras en aseos, saneamiento y fontanería, climatización y ventilación, distanciamiento social, accesibilidad, adecuación de espacios, mejora de gimnasios y cubiertas, entre otros.

Del mismo modo, el Ejecutivo regional va a invertir otros 17 millones de euros para adquirir y realizar las labores para la instalación de 190 nuevas aulas prefabricadas que forman parte de las 246 que implantarán en 63 centros educativos que presentaban la necesidad de generación de espacios adicionales.

Se trata de aulas modulares prefabricadas que permiten que los grupos estables de convivencia no tengan contacto entre sí, algo muy útil para prevenir los contagios por el virus. Las aulas disponen de salida directa a los patios de los centros, ventilación natural, y aislamiento térmico y acústico, y cuando es necesario disponen de un aseo adosado. Estas construcciones modulares tienen la misma vida útil que las convencionales, se instalan de una forma rápida y limpia, pueden adaptarse a las necesidades de los centros según las circunstancias y cumplen con todos los estándares técnicos.

A esto se suman los 44 espacios adicionales que se han habilitado gracias a la colaboración del Gobierno regional con los ayuntamientos de la Comunidad, unas aulas que se han dispuesto en centros culturales y cívicos, bibliotecas, pabellones deportivos, y otras instalaciones de las localidades de Madrid.

El Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid ha dado luz verde a dos expedientes para la contratación de test rápidos de antígenos para SARS Cov-2 por un importe de 22.500.000 euros. Estos se enmarcan de la Estrategia de la Consejería de Sanidad para agilizar el diagnóstico de COVID-19, ya que con estas pruebas que ofrecen el resultado en 15 a 20 minutos se permite la adopción temprana de medidas sanitarias.

En concreto, el Consejo de Gobierno ha autorizado, por importe de 9 millones de euros, la contratación de 2 millones de unidades de los Test rápidos Panbio COVID-19 Ag a la empresa Abbott Rapid Diagnostics Healthcare. En segundo lugar, se ha informado de la contratación de pruebas de diagnóstico rápido, igualmente al Laboratorio Abbott, y por una cuantía de 13.500.000 euros.

Ambos contratos se han cursado por la vía de emergencia conforme a la normativa actual y con el fin de atender las necesidades derivadas de la protección de las personas y otras medidas adoptadas para hacer frente al COVID-19.

Desde el inicio de la pandemia hasta la semana pasada, en la Comunidad de Madrid se han realizado 2.128.753 pruebas diagnósticas de coronavirus, de las que 287.990 corresponden a la realización de test rápidos. Esta técnica de detección de antígenos del SARS-CoV-2 Panbio COVID-19 Ag es fiable en nuestro medio con sensibilidad (capacidad para detectar el antígeno) superior al 93% y especificidad (tipo específico de antígeno, y en este caso de COVID-19) superior al 99%.

La Comunidad de Madrid decidió a mediados de septiembre utilizarlos en su estrategia de diagnóstico y control de casos y contactos. Además, están avalados por el Ministerio de Sanidad como prueba de detección de COVID-19, al quedarse equiparada a la PCR.

Los test antigénicos comenzaron a mediados de septiembre a emplearse en las urgencias de los hospitales, posteriormente en los centros de Atención Primaria del Servicio Madrileño de Salud e igualmente, desde finales de septiembre se están aplicando en los cribados poblaciones que la Comunidad de Madrid realiza en las zonas de mayor transmisión del COVID-19. Durante este tiempo y hasta finales de la semana pasada, se han contabilizado 119.175 pruebas realizadas.

Los test antigénicos están indicados en personas con síntomas sospechosos de COVID-19 con cinco o menos días de evolución y en determinados contactos estrechos, como son convivientes y personas vulnerables. No hay que realizar la prueba ni el aislamiento si el paciente cuenta en los últimos tres meses con una PCR positiva o el resultado de una prueba positiva de Ig G.

El Consejo de Gobierno ha sido informado de la tramitación de distintos contratos para la adquisición de nuevos equipos de protección individual (EPI) y otro material sanitario para hacer frente a la situación creada por el COVID-19 en la Comunidad de Madrid. Los contratos ascienden a 21.402.744,25 euros.

El material de protección individual se ha adquirido en distintos lotes. El primero suma 16.270.550 euros en compras realizadas a distintas empresas. También se han adquirido EPIs en otro contrato por valor de 2.904.000 euros, y se ha comprado material sanitario por 101.141,87 euros.

En dos contratos más, también para la compra de EPIs, se han invertido 954.177,60 euros, y se ha informado también al Consejo de Gobierno de la compra de material sanitario y de protección específicamente destinados al personal que lleva a cabo la realización de los test de antígenos por un importe de 4.567,63 euros. Entre este material están gel desinfectante, termómetros de infrarrojos o protectores de camillas.

Por su parte el Hospital General Universitario Gregorio Marañón ha dedicado 969.449,02 euros a la contratación de distintos servicios y material sanitario para el tratamiento y la prevención de la COVID-19: material para ventiloterapia, instrumental, lencería y calzado y reparación y mantenimiento del mobiliario del centro.

El Hospital Universitario Puerta de Hierro Majadahonda ha instalado un nuevo TAC para el diagnóstico y seguimiento de pacientes afectados por COVID-19, que ha supuesto una inversión de 300.000 euros.

A todos los contratos de las entidades del sector público para atender las necesidades derivadas de la protección de las personas y otras medidas adoptadas para hacer frente al COVID-19 les resulta de aplicación la tramitación de emergencia.

La Comunidad destinará cerca de 5,6 millones de euros para incrementar la limpieza de centros de Educación Infantil, Primaria y Especial de la red pública madrileña, al tiempo que contratará educadores para las escuelas infantiles de titularidad municipal. Se trata de una iniciativa del Ejecutivo regional que tiene como objetivo dar respuesta a las necesidades derivadas de la crisis sanitaria provocada por el COVID-19.

El Consejo de Gobierno ha autorizado la suscripción de 158 convenios entre la Consejería de Educación y Juventud y los ayuntamientos de la región en los que existen este tipo de centros. De esta manera, la Comunidad de Madrid va a colaborar económicamente para sufragar estos gastos extraordinarios que tienen que afrontar los consistorios, administraciones que tienen las competencias de conservación y limpieza de escuelas infantiles públicas, colegios de Educación Infantil y Primaria y Centros de Educación Especial.

En concreto, se va a destinar 1.590.750 euros para reforzar el personal educativo y el destinado a la limpieza y desinfección de las escuelas infantiles de titularidad municipal. Esta cantidad va a servir para contratar entre uno o dos educadores, además de personal de limpieza, dependiendo del tamaño del centro. El convenio firmado con el Ayuntamiento de Madrid es el de mayor cuantía, 1.183.980 euros, debido al importante número de centros educativos existentes en la capital.

En el caso de los colegios públicos, la Comunidad va a destinar 3.991.260 euros para reforzar las labores de limpieza y desinfección. El importante aumento del número de aulas, debido a las medidas de distanciamiento entre los alumnos, han propiciado que las necesidades de limpieza del centro, tanto en el número de estancias como en la intensidad y frecuencia de las labores, se hayan incrementado considerablemente.

Durante el pasado mes de septiembre, la Comunidad de Madrid ya aprobó destinar 1,8 millones de euros para duplicar la limpieza en los institutos de la región para atender a las necesidades de protección e higiene del personal de los centros educativos y de los alumnos frente al COVID-19 y garantizar una vuelta segura a las aulas.

Hasta el presente curso escolar, el servicio de limpieza se producía siempre una vez al día y fuera del horario lectivo, cuando los alumnos abandonaban las aulas. Gracias a esta ampliación del servicio, la limpieza se realiza también durante el horario lectivo, de manera excepcional y mientras las autoridades sanitarias así lo aconsejen dentro de las medidas de prevención, higiene y promoción de la salud.

En el caso de un positivo por COVID-19 se procederá a una limpieza especial en profundidad de todo el centro docente, haciendo especial hincapié en las zonas más sensibles, con productos desinfectantes como diluciones de lejía recién preparadas o cualquiera de los desinfectantes con actividad virucida autorizados y registrados por el Ministerio de Sanidad.

Entre el resto de acciones de higiene diaria están las de quitar el polvo con agua y jabón, aspirar en lugar de barrer y utilizar desinfectantes, vigilar la limpieza de papeleras y sanear las zonas privadas de los trabajadores, como áreas de descanso, vestuarios, taquillas, aseos o cocinas. Además, en el caso de que se establezcan turnos en las aulas, comedor u otros espacios, cuando cambie el alumnado, se recomienda la limpieza, desinfección y ventilación entre turnos.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas