x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

31
Jul
2020
Ayuso prohíbe el uso de móviles en colegios e institutos PDF Imprimir E-mail
Otras Noticias - Comunidad de Madrid
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por CAMSólo podrán usarse como herramienta didáctica

El Consejo de Gobierno ha aprobado la modificación del Decreto por el que se establece el marco regulador de la convivencia en los centros docentes de la Comunidad de Madrid. Este cambio en la regulación incorpora la prohibición expresa del uso de los teléfonos móviles y dispositivos electrónicos durante la jornada escolar, permitiendo, exclusivamente, su uso como herramienta didáctica o por razones de salud.

Esta medida, contemplada en la Estrategia integral para la Convivencia escolar y en el Plan de Ciberseguridad del Ejecutivo regional, afectará a todos los centros públicos y concertados –más de 1.700–, donde actualmente cursan sus estudios más 800.000 alumnos.

Del mismo modo, incluye algunas actuaciones para facilitar la inspección educativa y para concretar el plan de acción tutorial. También se introducen mejoras para agilizar los procedimientos disciplinarios y que las medidas educativas sean más eficaces. Se incluye en el procedimiento ordinario aquellas faltas graves cuya autoría sea evidente, permitiendo a los centros agilizar las medidas correctoras y aplicarlas con inmediatez para que su resultado educativo sea efectivo. Las faltas muy graves también se podrán tramitar por el procedimiento ordinario siempre que la falta resulte evidente y sea reconocida la autoría por el alumno.

La prohibición del uso de los teléfonos móviles y otros dispositivos electrónicos establece un margen de autonomía de los centros para que, en su contexto y dentro de las normas de convivencia aprobadas, puedan permitir el uso de estos medios, de forma excepcional, en determinado periodos, o con fines didácticos, así como a aquellos alumnos que por razones de necesidad o excepcionalidad lo necesiten.

Por ello, si se permitirán estos dispositivos a los alumnos que los necesiten por razones de salud o discapacidad, conforme a lo dispuesto en la normativa de convivencia. Asimismo, los docentes y la Dirección de los centros educativos podrán proceder a la retirada de los móviles de los estudiantes que incumplan esta obligación, que les serán restituidos según la normativa aprobada por el centro.

Además, los dispositivos de grabación de sonido o imagen que fueran empleados para atentar contra la intimidad de las personas o su derecho a la propia imagen, pudiendo ser los hechos constitutivos de delito, serán entregados a los cuerpos de seguridad o al Ministerio Fiscal.

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística, la mitad de los niños de 11 años tiene teléfono móvil, el 75 % de los de 12 años y, a partir de los 15 años, el 94%. En Europa, algunos países ya han optado por regular el uso de móviles en colegios e institutos. Por ejemplo, en Francia, en los centros que imparten enseñanzas hasta los 15 años no están permitidos; en Portugal está prohibido su uso en las aulas sin autorización del profesor mientras que, como norma general, en el resto de países no hay establecidas prohibiciones expresas sobre su uso.

Existen múltiples trabajos que alertan de los posibles efectos negativos de la utilización del móvil en las aulas. Según un estudio de la Universidad de Chicago, los teléfonos móviles reducen la concentración -incluso estando apagados- y pueden provocar una falta de atención que impida a los alumnos adquirir conocimientos.

La Comunidad de Madrid destinará 18,5 millones de euros para facilitar los estudios de Formación Profesional Superior, una medida de la que se beneficiarán alrededor de 9.000 alumnos de la región. El Consejo de Gobierno ha aprobado hoy esta inversión para financiar las becas para estos estudios en centros privados autorizados por la Comunidad de Madrid. Se trata de un programa de ayudas directas que fomenta la libertad de elección a la hora de escoger el centro educativo en el que los madrileños quieren cursar sus estudios.

La cuantía de las becas se establecerá en función de la renta per cápita de la unidad familiar conforme a unos tramos establecidos, y los solicitantes no podrán superar el límite de renta per cápita familiar de 20.000 euros. De esta manera, una familia de cuatro miembros que tenga una renta que no sea superior a 80.000 euros de renta anual podrá acceder a la ayuda. Además, los alumnos beneficiarios no podrán ser mayores de 35 años en el caso de las becas para el primer curso de FP, ni de 36 para el segundo curso.

La cantidad para los alumnos que realicen el primer curso será de 2.600 euros para las rentas de hasta 6.455 euros per cápita; de 2.300 euros para las de entre 6.455,01 y 9.318 euros; y de 2.000 euros para las rentas superiores a los 9.318 euros. Las ayudas para los alumnos que realicen el segundo curso serán de 2.020 euros, 1.780 euros y 1.540 euros, respectivamente. En el caso de beneficiarios o familias beneficiarias de la Renta Mínima de Inserción (RMI), las becas serán de hasta 3.200 euros para el primer curso y 2.500 euros para el segundo.

La Comunidad de Madrid entregará a cada beneficiario una tarjeta personal por el valor total de beca anual. Una vez justificada la asistencia del alumno y su permanencia en el centro, se abonará mensualmente y de forma anticipada a los centros la cuantía de la beca del alumno.

Desde su puesta en marcha en el curso 2013/2014 se han beneficiado 47.940 estudiantes. Esta iniciativa del Ejecutivo madrileño tiene como objetivo dotar al mayor número posible de alumnos de una formación adaptada al mercado de trabajo, con el objetivo de facilitar la inserción laboral de los alumnos al terminar los estudios. Además, estas ayudas generan un incentivo para que los centros de FP adapten sus programas formativos a la demanda, tanto de los alumnos como de las empresas.

El Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid ha aprobado el acuerdo que autoriza la firma de convenios con las seis universidades públicas madrileñas para financiar el Programa de becas Seguimos durante el curso 2020-2021, dirigidas a estudiantes en situación económica desfavorable.

El montante total de las ayudas asciende a 12 millones de euros, de los que el Ejecutivo regional aporta 9, y las universidades públicas madrileñas los 3 restantes. Están destinadas a facilitar que los estudiantes en situación socioeconómica desfavorable puedan iniciar o continuar sus estudios universitarios, sobre todo, aquellos que se hayan visto perjudicados por los efectos del COVID-19. Con el acuerdo aprobado hoy, el Gobierno madrileño triplica el presupuesto destinado a financiar esta línea respecto al curso anterior, que pasa de 3 a 9 millones de euros.

El Programa Seguimos da continuidad al de Becas Socioeconómicas que la Comunidad de Madrid viene implementando desde el año 2016, por el que se concede a las universidades públicas madrileñas una subvención directa al objeto de que éstas puedan financiar los precios públicos de matrícula en estudios oficiales a aquellos alumnos universitarios en situaciones socioeconómicas desfavorables.

También podrán verse beneficiados de estas becas aquellos alumnos que, por motivos derivados de una situación económica desfavorable –por ejemplo, la necesidad de compatibilizar trabajo y estudios-, no cumplen los requisitos académicos o de matriculación establecidos por el Ministerio de Educación y Formación Profesional para obtener las ayudas estatales.

Los alumnos que quieran optar a este programa de becas deben cumplir una serie de requisitos, entre los que destacan poseer la nacionalidad española o de cualquier otro país de la Unión Europea. En el caso de los extranjeros no comunitarios, deberán acreditar la condición de residente en nuestro país.

Además, deben estar matriculados en estudios universitarios durante el curso 2020-2021 para la obtención de títulos oficiales de grado y máster, estudios que no deberán abandonar. Tendrán que certificar igualmente no haber obtenido, o no estar en disposición de obtener ayuda económica para la misma finalidad, de otras entidades o personas públicas o privadas para este mismo curso académico.

Asimismo, los beneficiarios no podrán superar los umbrales máximos de renta familiar para la obtención de la beca de matrícula establecidos conforme a la normativa reguladora de las becas de carácter general aprobada por el Ministerio de Educación y Formación Profesional.

Por último, deberán acreditar que no están en posesión ni reúnen los requisitos legales para la obtención de un título del mismo o superior nivel al correspondiente a los estudios cursados.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas