x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

27
Abr
2020
Seis mil madrileños participarán en el estudio de seroprevalencia del Gobierno PDF Imprimir E-mail
Otras Noticias - Comunidad de Madrid
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por Ministerio de SanidadLos ambulatorios serán los encargados de realizar los test a domicilio

La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid ha empezado a contactar por teléfono a través del Centro de Atención Personalizada (CAP) con las 6.000 personas, o bien 2.000 hogares, seleccionadas para participar en el Estudio Nacional Epidemiológico de la infección por SARS-CoV2 en España (ENE-COVID).

El estudio se realizará en las próximas ocho semanas y abarca a una muestra representativa de la población madrileña distribuida en los municipios de la región, a través de 100 sectores censales, que ha sido seleccionada aleatoriamente por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El operativo diseñado por la Gerencia de Atención Primaria de la Consejería de Sanidad incluye, en primer lugar, la formación del personal del CAP para la realización de las llamadas, solicitar su consentimiento y concertar la cita con las familias que voluntariamente acepten participar en el estudio.

En paralelo, un equipo formado por 30 profesionales de Enfermería de Atención Primaria  acudirá a los domicilios para llevar a cabo las dos pruebas de las que consta el estudio: un test rápido de determinación de anticuerpos en sangre por inmunocromatografía, que proporciona información para saber si la persona ha estado infectada;  y, en segundo lugar, la venopunción o extracción de sangre, que vendrá a determinar si la persona ha desarrollado anticuerpos frente al nuevo coronavirus SARS-CoV-2 (concepto conocido como seroprevalencia). Se prevé que a mediados de esta semana comiencen las pruebas en los domicilios. Por último, el estudio de la muestra representativa de la población se completa con la realización de una encuesta epidemiológica que se llevará a cabo por teléfono.

Las Comunidades Autónomas proporcionarán el personal sanitario para la realización del proyecto y serán las encargadas de adecuar la logística del estudio de la forma que se considere más adecuada en cada territorio, garantizando que se cumplen todos los requisitos metodológicos del estudio.

A través de las Consejerías de Sanidad o de los propios centros de salud, se irá citando a los participantes para la obtención de muestras. Las llamadas comenzarán este lunes, 27 de abril. "La participación es totalmente voluntaria", ha destacado el ministro de Sanidad, Salvador Illa, "pero aprovecho para animar a todas las personas que sean contactadas a participar en el estudio. Los resultados serán de enorme utilidad para toda la sociedad española".

Con este estudio, el Ministerio de Sanidad y el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación, en estrecha colaboración con las Comunidades Autónomas, pretenden estimar el porcentaje de la población española que ha desarrollado anticuerpos frente al nuevo coronavirus SARSCoV-2 (concepto conocido como seroprevalencia). La información obtenida será de enorme relevancia para la toma de decisiones de salud pública en el conjunto del Estado. El papel de los servicios de Atención Primaria de Salud será especialmente relevante a lo largo de todo el proceso.

En colaboración con el Instituto Nacional de Estadística (INE), se han seleccionado más de 36.000 hogares españoles, para que la muestra tenga participantes de todos los grupos de edad y localizaciones geográficas. De esta forma, se invitará a participar a 90.000 personas y se estima que la muestra final estará compuesta por un mínimo de 60.000 personas.

El diseño del ENE-COVID, cuya coordinación científica se lleva a cabo en el Centro Nacional de Epidemiología del ISCIII, contempla el estudio de todas las personas que conviven en un mismo domicilio, ya que esto facilita la representatividad de la muestra, y además, puede permitir diferenciar entre las nuevas infecciones que se producen por trasmisión comunitaria y las que se puedan estar produciendo dentro de los hogares. Este diseño está inspirado en las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para estudios de seroprevalencia frente al SARSCoV-2.

Además, el ENE-COVID pretende evaluar de forma dinámica la evolución de la epidemia, para lo cual se realizarán varias visitas a los participantes para determinar si desarrollan anticuerpos a lo largo del periodo de estudio.

El muestreo realizado proporciona una muestra representativa a nivel provincial, autonómico y nacional. El tamaño muestral por provincia varía entre 900 personas en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla y 6.000 personas en Madrid, lo que permite estimar la seroprevalencia de COVID-19 con suficiente precisión en todas las provincias. Se preserva a su vez la proporcionalidad poblacional interprovincial, lo que redundará en una mayor eficiencia en las estimaciones tanto autonómicas como nacionales. Los participantes en el ENE-COVID responderán a un breve cuestionario y se realizarán pruebas serológicas para determinar si tienen anticuerpos frente al virus.

En primer lugar, se les hará un test rápido de determinación de anticuerpos en sangre por inmunocromatografía, que proporciona información para saber si la persona ha estado infectada. Esta prueba se realizará en el propio hogar o en un centro de salud, en función de la evolución de la epidemia y de las circunstancias de cada familia.

La sensibilidad de esta prueba, que sólo requiere de un pinchazo en el dedo, se estima que es superior al 80%, pero esta información relativa a su precisión diagnóstica se ha obtenido en grupos muy concretos de pacientes y se desconoce si puede extrapolarse al conjunto de la población. Por tanto, para asegurar la fiabilidad de los resultados y aplicar el máximo rigor metodológico, se ha considerado muy recomendable obtener una muestra de suero en todos los pacientes que den su consentimiento. Estas muestras se obtendrán con la misma técnica que se utiliza rutinariamente para hacer analíticas de sangre (venopunción, es decir un pinchazo en el brazo), y se analizarán utilizando una técnica serológica más sofisticada y más precisa que los test rápidos.

Los análisis serán coordinados por el Centro Nacional de Microbiología y se contará con la colaboración de múltiples hospitales en todo el país. Gracias a estas dos pruebas, que combinan diferentes niveles de precisión, se obtendrá una estimación poblacional de la presencia de anticuerpos del virus. Junto a estos dos estudios serológicos, los participantes en el estudio responderán diferentes preguntas sobre síntomas y posibles fuentes de infección, mediante un cuestionario epidemiológico que se recogerá a través de una aplicación web para facilitar una obtención rápida de la información.

Los hogares han sido seleccionados al azar. Cada uno de ellos recibirá una llamada telefónica para informar a sus residentes sobre los objetivos del estudio ENE-COVID, solicitar su consentimiento y concertar la visita domiciliaria, o la cita en el centro de salud. La participación en el estudio es voluntaria, pero es muy importante la colaboración de todas las personas seleccionadas para que la información del estudio sea una foto real de la situación.

De cada participante se obtendrá la información necesaria para conocer la existencia de un diagnóstico previo de COVID19, la presencia o antecedentes de síntomas compatibles con esta enfermedad y los principales factores de riesgo conocidos. Se está cuidando especialmente la información ofrecida a los participantes, especialmente en lo referente a la interpretación de los resultados de los test. Se contará con un documento de consentimiento informado para cada miembro del hogar, incluyendo uno orientado a menores, para que comprendan en qué consiste su participación. Además, se ha establecido un programa de formación coordinado por la Escuela Nacional de Sanidad para el personal sanitario que realizará el estudio.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha reiterado la necesidad de continuar trabajando con la máxima coordinación para garantizar una respuesta eficaz para combatir la pandemia. El titular de Interior ha presidido una nueva reunión, realizada por videoconferencia, del Comité Estatal de Coordinación de Protección Civil (CECO). Se trata de la quinta reunión extraordinaria de este Comité tras la declaración del estado de alarma.

El CECO es el máximo órgano de coordinación del Sistema Nacional de Protección Civil, constituido para apoyar al Sistema Nacional de Salud. El objetivo de esta quinta reunión ha sido analizar las medidas adoptadas contra el COVID-19 en el conjunto del Sistema Nacional de Protección Civil y evaluar el desarrollo de la emergencia en todo el territorio nacional.

Grande-Marlaska ha agradecido a los responsables autonómicos la colaboración de los servicios de Protección Civil y ha subrayado que deben continuar trabajando de acuerdo con los principios que inspiran el servicio público de protección civil: coordinación, cooperación y eficiencia. El ministro del Interior ha estado acompañado por la subsecretaria del Interior, Isabel Goicoechea, y el director general de Protección Civil y Emergencias, Leonardo Marcos.

Han participado en la reunión los consejeros autonómicos competentes y los delegados del Gobierno en las respectivas comunidades y ciudades autónomas; el director del Departamento de Seguridad Nacional, general Miguel Ángel Ballesteros; el jefe de la Unidad Militar de Emergencias, teniente general Luis Martínez Meijide; el presidente de Cruz Roja Española, Javier Senent; así como un representante de la Federación Española de Municipios y Provincias y de otros organismos.

El Sistema Nacional está integrado por la totalidad de los Servicios de Protección Civil y Emergencias del Estado, las Comunidades y Ciudades Autónomas y las Corporaciones Locales. Integra también capacidades de Cruz Roja Española, y en esta ocasión, ha sido activado el Sistema en su totalidad, en todo el territorio nacional y durante toda la duración de la crisis, en apoyo del Sistema Nacional de Salud. Es la primera vez que se produce una activación de este tipo. Además de las funciones propias de los Servicios de Emergencias, el SNPC ha distribuido 10,5 millones de mascarillas en los principales nodos de transporte, en apoyo a la vuelta al trabajo.

En el ámbito europeo, a través del Mecanismo Europeo de Protección Civil y en colaboración y cooperación con el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, se han organizado 19 vuelos de repatriación de ciudadanos españoles varados en el exterior. En este ámbito se está avanzando también en la constitución de una reserva estratégica de material sanitario, así como en la distribución de diverso material de protección.

El Sistema Nacional de Protección Civil se fundamenta en la idea de la autoprotección, así como en la atención a todas las personas, especialmente a las más vulnerables.

Por ello, se ha desarrollado la Campaña de fomento de la solidaridad #YoHagoPorTí, en colaboración con Cruz Roja Española, así como otra Campaña con recomendaciones de autoprotección psicológica dirigida a colectivos como personas afectadas por el virus, familiares, y atención a los menores, así como a los profesionales que se enfrentan a situaciones extraordinarias de presión.

En el mismo sentido, la Dirección General de Protección Civil y Emergencias mantiene activado su Convenio de Colaboración con Cruz Roja, cuyos Equipos de Respuesta Inmediata en Emergencias de asistencia psicosocial se han desplegado en diferentes hospitales de campaña e instalaciones similares.

La mayoría de los equipos psicosociales y operativos que están interviniendo en esta crisis sanitaria, se han formado en la Escuela Nacional de Protección Civil que, desde el año 2.000, viene desarrollando un Programa Formativo de Psicología de Catástrofes, así como el entrenamiento integral de los diferentes servicios operativos y la formación de alto nivel de ejecutivos y directivos de protección civil y emergencias. La Escuela imparte formación anualmente a más de 7.000 integrantes del Sistema Nacional de Protección Civil, por lo que su principal aportación es la provisión de una cultura común en la prevención, la planificación, la respuesta a las emergencias y catástrofes y la evaluación de las actuaciones.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas