x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

06
Jul
2017
Las protectoras de animales denuncian que el nuevo Reglamento de Protección Animal “condena a la desaparición” a las protectoras sin refugio PDF Imprimir E-mail
Otras Noticias - Comunidad de Madrid
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por CAM59 asociaciones critican un texto que sólo habla de perros y gatos como mascotas, y no concreta la forma de conseguir el sacrificio cero

Un total de 4.089 animales rescatados en un año y medio, otros 2.081 bajo su tutela en estos momentos y 3.079 gatos de colonia controlados mediante el método CES (CapturarEsterilizar-Soltar) desde 2016. Estos son algunos de los datos que respaldan el trabajo de las 59 protectoras de animales -la mayoría sin refugio- que se han unido para mostrar su oposición al proyecto de reglamento de la ley 4/2016, de 22 de julio, de Protección de los Animales de Compañía de la Comunidad de Madrid.

La mayoría de estas entidades han presentado alegaciones al texto, de forma conjunta o individual, al considerar que éste entorpece la protección animal y, por lo tanto, no cumple con el supuesto objetivo de la ley. Estas entidades también han creado el hashtag #noreglamentocam para difundir sus reivindicaciones a través de las redes sociales.

Fruto de esas quejas, el viernes 23 de junio -último día del período de alegaciones al texto del borrador- cuatro integrantes de esta unión de protectoras asistieron a una reunión con el director general de Agricultura y Ganadería de la Comunidad de Madrid, José Luis Sanz. Durante la misma, expresaron su malestar ante un proyecto de reglamento que, de ser aprobado sin modificaciones concretas, supondría la desaparición de las protectoras que no poseen centro de acogida propio, ya que el texto, por ejemplo, les quita la posibilidad de poner los microchips de los animales a su nombre y, con ello, la gestión de su salud y bienestar y la potestad de buscarles una adopción responsable.

En dicha reunión, Sanz señaló que este extremo es un error de interpretación -pese a que en ninguno de los siete supuestos para ostentar la propiedad de un animal aparecen las protectoras sin refugio- y se mostró dispuesto a añadir la figura de las asociaciones sin albergue a este punto. Las entidades de protección animal confían en que así sea, aunque posteriores declaraciones del señor Sanz en medios de comunicación generaron dudas y desconcierto.

Durante el encuentro, José Luis Sanz expresó su convencimiento de que sin las pequeñas protectoras y sus casas de acogida (a pesar de que en el texto sólo se autorizan si están vinculadas a centros de acogida), no habría protección animal en la Comunidad de Madrid. Sin embargo, el lunes 26 de junio, en unas declaraciones suyas recogidas por un medio de comunicación, afirmaba que las asociaciones sin refugio (es decir, las pequeñas), para seguir funcionando, "podrán conveniarse con centros de acogida que sí dispongan de refugio" (http://www.elmundo.es/madrid/2017/06/26/594fdd6de2704e453f8b4610.html).

Esto es algo que Sanz no mencionó en ningún momento de la reunión. No habló de que su futuro pasara por establecer convenios con otras entidades que, por otro lado, bastante saturadas están ya como para tener que “absorber” animales de otras asociaciones. Al contrario, afirmó que las protectoras sin refugio podrán continuar con su labor actual una vez que se haya redactado el texto definitivo.

Las asociaciones reunidas con la Comunidad de Madrid aquel día expresaron su absoluta disposición a ser reguladas, a pasar por cuantos controles sean necesarios y a que se fiscalice su trabajo, tal y como ocurre con las protectoras con refugio. Es decir, a tener los mismos derechos y las mismas obligaciones que éstas. De hecho, no entienden la distinción que, desde la administración, se pretende hacer entre unas entidades y otras, en función de poseer un centro de acogida o no.

Para ellas una regulación real y efectiva debería basarse en puntos como los protocolos veterinarios, el estado de los animales o los procedimientos de adopción que se llevan a cabo. Estos sí son aspectos que reflejan si las actuaciones se hacen de forma legal, ética y basándose en la protección animal. Porque todas ellas trabajan mucho y bien por la protección animal y, para aquellos casos en que no sea así, debe estar ese control de la Comunidad de Madrid, al que todas quieren someterse.

Asimismo, manifestaron el convencimiento de que sin el trabajo de todas las asociaciones que hay en la región, el “sacrificio 0” del que presume el Gobierno regional será inviable. No hay más que escuchar las quejas de muchos ayuntamientos manifestando su incapacidad para llevarlo a cabo. Y esto es algo que se agravará -afirman las asociaciones con rotundidad- si la Comunidad de Madrid continúa, como hasta ahora, sin tomar medidas reales y eficaces contra el abandono y la cría en manos de particulares.

Otro despropósito que han encontrado en el borrador y que trataron en la reunión fue la prohibición de que los mal considerados perros potencialmente peligrosos puedan entrar a establecimientos o al transporte público. Es una medida que los estigmatiza y puede disuadir a sus futuras familias de adoptarlos, dadas las numerosas trabas que se les ponen.

Y otro desatino más es la intención plasmada de que no se puedan dar en adopción animales que tengan “enfermedad infectocontagiosa o parasitaria transmisible al hombre o a los animales”, pues están obviando dos cosas: que las asociaciones serias tratan y curan a los animales antes de entregarlos a una familia y, lo más importante, que algunas de estas enfermedades no pueden curarse, pero sí se pueden tratar y controlar, de modo que animales y humanos pueden llevar una vida prácticamente normal.

Las asociaciones, por tanto, están en contra de condenar a estos animales a permanecer encerrados de por vida y proponen que en estos casos se entregue un informe veterinario especificando la enfermedad, el tratamiento, los riesgos (si hubiese) y las medidas a tomar, de modo que los posibles adoptantes, con toda la información en la mano, sean quienes decidan.

Desde la Comunidad de Madrid, la respuesta que obtuvieron ante gran parte de estas inquietudes fue que había habido malinterpretaciones del borrador y que esperaban las alegaciones para hacer los cambios oportunos. Y esto es algo en lo que, a pesar de todo, siguen confiando las asociaciones.

Volviendo al reglamento propuesto, hay que destacar que para su elaboración no se ha contado con la participación de ninguna entidad de protección animal de la región y que, además, (tal y como recoge el texto publicado por la propia Comunidad de Madrid como introducción) solo ha pretendido centrarse en tres puntos: “condiciones y características para la venta de animales de compañía”, “mecanismos para perseguir el tráfico ilícito de estos animales” y “requisitos de formación de los profesionales que trabajen con animales de compañía”. Por lo que las asociaciones quieren recordar que la ley que se pretende regular contiene otros muchos aspectos que precisan regulación, con tanta urgencia como los abarcados, para poder hacer honor al nombre de la misma.

Resulta incomprensible, por ejemplo, que se realicen discriminaciones regulatorias a favor de la protección de perros y gatos, dejando fuera a otras especies, cuando la realidad de los “animales de compañía” es mucho más amplia. Es una obviedad que, hoy en día, abarcan también a pequeños animales como roedores, aves, reptiles, etc., y, por tanto, necesitan estar recogidos en el reglamento para no permanecer en el limbo legal en el que se encuentran, tanto ellos como las asociaciones que se dedican a su protección.

Tales deficiencias han sido expuestas -además de en las alegaciones- en una segunda reunión con el director general de Agricultura y Ganadería de la Comunidad de Madrid, celebrada ayer, 5 de julio, esta vez con las entidades especializadas en animales “exóticos”. En ella se trataron aspectos fundamentales para este tipo de animales de compañía (conejos, roedores, reptiles, aves...) y la preocupación de que, sin su inclusión en el texto definitivo del reglamento, quedarían completamente desprotegidos.

Y otra carencia significativa del texto radica en que, a pesar de que la propia Comunidad de Madrid ha admitido en varias reuniones el reconocimiento de los animales de santuario como animales de compañía, se ha perdido la oportunidad de recogerlo en este reglamento. De subsanarse, se acabaría con la falta de normativa que regule los santuarios como entidades de protección animal y los animales que recogen como animales de compañía, evitando controversias y facilitando el trabajo de estas entidades en una sociedad cada vez más preocupada por la defensa de todos los animales.

Destaca como absolutamente insuficiente, máxime al tratarse del reglamento de una Ley bautizada como “de Sacrificio 0”, el modo de abordar la lucha contra el abandono: con cero medidas reales explícitas. Y lo que es de imperiosa necesidad es que se marquen acciones concretas y entidades competentes para realizarlas y/o regularlas. Sin embargo, en el texto propuesto, tan sólo hay dos alusiones en dos de los puntos que lo conforman y ambos están, clara e incomprensiblemente incompletos. El primero recoge la obligatoriedad de esterilizar -solo- a los perros potencialmente peligrosos “a fin de evitar su reproducción incontrolada”, como si el resto de perros o, mejor aún, el resto de animales sin esterilizar no pudieran dar lugar a camadas descontroladas. Es incomprensible.

Y en la misma línea se encuentra la obligación de esterilizar a los perros y gatos que se den en adopción (algo que, por cierto, las asociaciones vienen aplicando desde hace años, precisamente para luchar contra el abandono), pero no así en los animales para venta o que formen parte de rehalas o perreras deportivas. Como si estos animales no conllevasen, si cabe, mayor riesgo de ser utilizados para la cría descontrolada y, como consecuencia, posteriores abandonados.

Las asociaciones de protección animal creen firmemente que para lograr tanto el abandono cero como el sacrificio cero es imprescindible la esterilización de todos los animales. No obstante, como este extremo no aparece en la ley, es necesario que la Administración autonómica, apoyándose en ayuntamientos y veterinarios, promueva campañas de esterilización a bajo coste, así como campañas de información dirigidas a los propietarios explicando las ventajas de esta cirugía. Muchos siguen creyendo que es necesario que sus animales tengan, al menos, una camada a lo largo de su vida para garantizar su bienestar sanitario, algo que es falso.

Tampoco hay medidas que se vayan a tomar desde las administraciones para el fomento de la adopción o la realización de actividades divulgativas, educativas e informativas en materia de protección animal y tenencia responsable de animales de compañía; ni se recoge la concreción de lo que se considera adopción o proceso de adopción, en oposición a la compra/venta o los regalos de animales. Y esto sería muy importante para acabar con la venta ilegal de animales bajo el “disfraz” de adopción.

Por todos estos puntos y otros muchos que no han sido citados aquí pero sí están presentes en las alegaciones presentadas por la mayoría de ellas, las asociaciones de protección animal, tras las reuniones mantenidas, confían en que la Comunidad de Madrid elabore un nuevo texto que refleje los compromisos adquiridos en las mismas y la voluntad de ambas partes de luchar por la defensa animal. Porque, lamentablemente, tienen la impresión de que el reglamento olvida la verdadera protección animal, al tiempo que sí protege a tiendas de animales, criadores y cazadores, algo el Gobierno regional se ha mostrado abierto a negociar por el bien de los animales.

En definitiva, las asociaciones siguen dispuestas al diálogo y al trabajo conjunto para que, de verdad, en la Comunidad de Madrid, se pueda hablar con mayúsculas de unas normas PIONERAS EN LA PROTECCIÓN ANIMAL EN ESPAÑA. Disposición que esperan que el Gobierno regional articule mediante el establecimiento de una vía permanente de contacto que redunde en el beneficio de aquellos que no tienen voz: los animales.

Asociaciones firmantes:

1. Adoptalo.com-Madrid

2. AFIB

3. AIBA

4. Alma Exóticos

5. Alpedrete Felino

6. Amanecer Animal

7. Amigos de Sam

8. Animal Rescue España

9. APAC Ciempozuelos

10. APAMAG

11. APAME

12. Bullterrier Adopta España

13. Catllejeros Parla

14. Catydog

15. Cescat

16. Colonia Procats

17. Colonias Felinas Coslada - San Fernando

18. Dejando Huella

19. Descansando mis Patas

20. Doganzo

21. Doghorsecity

22. El Bosque

23. Equipo Rescate Animal Era

24. Escorial Felino

25. Galgo español España

26. Gatixulas

27. Gatos Lechuzos

28. Gatos Libres

29. Gestión Felina Madrid

30. Hablando Por Ellos

31. Hakuna Matata

32. Help 3A

33. Hocicos y Huellas

34. Homeless Cats

35. Hoope

36. La Madriguera

37. La Prote y el Vagabundo

38. Laddra

39. Los Gatitos de Audrey

40. Luchando por ellos

41. Luchando por los PPP

42. Madrid Felina

43. Mejorada Gatuna

44. Mi Mejor Amigo de 4 Patas

45. Mis Amigas Las Palomas (MALP)

46. Plataforma CES Getafe

47. Plataforma Gatera

48. Protección Animal Fresno

49. Provolan

50. SEREM Servicio de Emergencias, Rescate y Medio Ambiente

51. Sol Guadalajara

52. Somos Galgos

53. SOS Carlinos

54. SOS Rescue

55. Souling

56. Todo por los Peludos

57. Velilla Gatuna

58. Vydanimal

59. Zarpas y Colmillos

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar















Mitula





A Todo Color








Noticias Relacionadas