x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

20
Ene
2015
El IMIDRA organizó una cata de doce variedades diferentes de patatas PDF Imprimir E-mail
Zona Este - Arganda del Rey
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por CAMSegún explican, todas se cultivan en la Finca La Isla de Arganda

La Comunidad contribuye a buscar la mayor rentabilidad de las explotaciones agrícolas madrileñas ofreciendo a los productores las variedades hortícolas que más gustan a público y expertos y que, por tanto, pueden tener un mayor éxito en el mercado. Fruto de esta línea de trabajo el viceconsejero de Medio Ambiente, Enrique Ruiz Escudero, participó en un panel de cata formado por expertos que evaluó las cualidades de 12 variedades de patatas para encontrar la más idónea según los consumidores y poder ofrecerla a los agricultores madrileños.

Estos doce tipos de patata se cultivan en la Finca La Isla del Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario (IMIDRA) para hacer tortillas de patata. El Gobierno regional busca así la opinión de expertos para poder ofrecer a los agricultores de la Comunidad una certeza sobre qué variedades son las óptimas para este plato. Se trata del segundo estudio que se realiza sobre las patatas, tras el que se lleva a cabo para saber cuáles son las más indicadas para conseguir patatas suflé.

“El Ejecutivo madrileño -dijo Ruiz Escudero- trata de llevar los estudios científicos, bien de laboratorio o bien aplicados, a los agricultores, para que cuenten con datos ciertos a la hora de elegir qué cultivo es el mejor para su terreno y, siempre que nos es posible, qué variedad, en este caso de patatas, prefieren los consumidoresy los expertos para realizar determinadas preparaciones”.

El IMIDRA lleva a cabo de forma periódica catas de distintas variedades hortícolas, bien entre profesionales o entre el público, para conocer sus preferencias. Así, por ejemplo, se ha hecho con distintos Aceites de Oliva Virgen Extra, tomates o melones autóctonos de Madrid, presentándolos en grandes superficies o en mercados como el Día de Mercado de la Cámara Agraria. Los resultados permiten al Instituto trasladar los resultados a los agricultores a la hora de decidir qué tipo de variedad plantar.

La presencia de representantes del mundo de la restauración en estas catas permite además trasladar a los agricultores la opinión de aquellos que, en muy buena medida, llevarán al consumidor final las preparaciones y demandarán a los agricultores variedades concretas para sus restaurantes. El IMIDRA, dependiente de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, tiene también en marcha un proyecto de colaboración con uno de los cocineros más reconocidos de la región, Juan Antonio Medina, del restaurante “Zalacaín”, buscando en esta ocasión la mejor forma de conseguir llevar al gran público uno de los productos estrella del local: las patatas suflé.

Las investigaciones del IMIDRA han permitido en los últimos años la recuperación de 146 variedades hortícolas, fundamentalmente distribuidas por la Sierra Norte y la comarca de Las Vegas, desde calabacín, garbanzo, judía, lechuga y melón a pepino, tomate o judía.

Las variedades de patata que se incluyeron en este panel de cata son Fábula, Agria, Nicola, Victoria, Carlita, Jaerla, Monalisa, Baraka, Cóndor, Desiré, Spunta y Kennebec, todas ellas provenientes de la Finca La Isla. Todas ellas se sometieron a la misma preparación, desde el corte en forma de loncha al cuajado final de la tortilla. El panel de cata, encargado de decidir el resultado, estuvo formado por miembros del Panel de Catadores de Aceite de Oliva Virgen de la Comunidad de Madrid, cocineros madrileños y personas relacionadas con el periodismo, la gastronomía y la ciencia, buscando un resultado final consistente y preciso.

Las tortillas preparadas para esta cata fueron preparadas para destacar la patata, por lo que su forma de preparación fue especial: confitadas en aceite de girasol para mantener al máximo el sabor de cada variedad y para no variar en exceso su color una vez listas, lo que permite realizar una primera cata del producto. Posteriormente, ya con el huevo, se introdujeron en moldes en el horno para que cuajaran, lo que mantiene la textura de cada patata y un color final homogéneo en cada preparación. La ficha de cata de cada tortilla evalúa su aspecto visual y parámetros gustativos, la textura, jugosidad y sabor de cada patata, puntuando del 1 al 10.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas