x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

18
Jul
2013
Encuentran en Arganda un grabado con más de doscientos años de la primera Virgen de la Soledad PDF Imprimir E-mail
Zona Este - Arganda del Rey
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por Ayuntamiento de ArgandaFue elaborado el 1802, seis años antes de que se perdiese la talla argandeña

En el proceso de elaboración del inventario del patrimonio cultural que está realizando la Concejalía de Educación, Ocio, Cultura y Patrimonio del Ayuntamiento de Arganda del Rey se ha localizado un grabado de 1802 conservado por una familia del municipio durante más de doscientos años y que hasta ahora no había sido publicado o reproducido.

El grabado representa la primera imagen de la Virgen de la Soledad venerada en Arganda, que fue una de las tres tallas que realizó el escultor Gaspar Becerra para el Convento de Mínimos de la Victoria de Madrid, por encargo de la reina Isabel de Valois, a mediados del siglo XVI.

Se trata de un grabado de talla dulce sobre plancha de cobre en el que aparece la Virgen en el interior de un camarín enmarcado, sobre el que asoman las cabezas de dos querubines. La imagen, vestida de riguroso luto, manto negro y delantera blanca, está coronada por una diadema con estrellas, similar a una que se conserva en la actualidad, e inclina la cabeza hacia la izquierda en un gesto de tristeza y de resignación. Lleva las manos al vientre, y sobre el pecho, tiene un corazón con puñales y un largo rosario. La patrona se alza sobre un pedestal con garras de león, en el se encuentran los símbolos de la Pasión: la corona de espinas, los clavos, el martillo y las tenazas. En el centro del pedestal se lee una inscripción que reza así: "RETRATO DE NUESTRA SEÑORA DE LA SOLEDAD. Copiada por la que se venera en su Ermita de la Villa de Arganda". En la parte inferior del grabado, una inscripción recuerda los días de indulgencia que se ganan al rezar una Salve o un Ave María a esta imagen y apunta como año de factura de la obra 1802, seis años antes de su desaparición tras el incendio y saqueo de la Ermita de la Soledad en la Guerra de Independencia.

En 1810 la Ermita es nuevamente acondicionada y se encarga al escultor José Ginés la talla que hoy todos admiramos, sin embargo, en las estampas que se imprimen hasta mitad del siglo XIX los grabadores siguen reproduciendo la desaparecida imagen del siglo XVI, aún muy presente en el recuerdo de los vecinos de Arganda del Rey.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas