x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

22
Jul
2015
La Reforma Electoral devolvería el poder al PP en la Zona Este atomizando a la izquierda y neutralizando a Ciudadanos PDF Imprimir E-mail
Lente de Aumento - Análisis
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por PPEn los municipios con segunda vuelta los populares serían la única fuerza de derecha frente a las izquierdas

La propuesta de Reforma Electoral planteada por el PP y que centrará el debate político en los meses previos a las elecciones, hubiese provocado un auténtico terremoto político en los resultados electorales del pasado 24-M, pues todas las localidades grandes de la Zona Este hubiesen, bien en primera vuelta, o bien en segunda, terminado gobernadas por ejecutivos del PP con mayoría absoluta.

Así, por ejemplo, los resultados en la capital hubiesen, con mucha probabilidad, entregado la alcaldía a Esperanza Aguirre, cuya lista obtuvo un 34,55% de los votos válidos. Al no alcanzar el 35% y tener a su principal competidor, Ahora Madrid, a menos de cinco puntos (31,85%), hubiese sido necesario acudir a una segunda vuelta, en la que ambos partidos se enfrentarían a un PSOE que consiguió un 15,28%.

Con estos resultados, y teniendo en cuenta que la Reforma prohíbe expresamente la conformación de coaliciones de cara a la segunda vuelta, la fragmentación de los partidos de izquierda entregaría, casi con toda seguridad, la alcaldía a una Aguirre que, de sumar más del 40% de los votos válidos (algo también muy factible), podría sumar la mayoría absoluta de los escaños.

Así, este virtual Ayuntamiento de Madrid estaría controlado por un PP con 29 concejales, y con una oposición formada por Ahora Madrid, con 16 escaños; un PSOE con siete; y un Ciudadanos con cinco concejales.

En Alcalá Javier Rodríguez Palacios no hubiera alcanzado la alcaldía de la localidad si esta reforma electoral se hubiese puesto en funcionamiento antes del 24-M, pues el tercer supuesto enviaría directamente a la localidad a una segunda vuelta en la que Ciudadanos no participaría. Así, la alcaldía complutense se la disputarían el PP, el PSOE y Somos Alcalá, un reparto que favorece de forma muy evidente a Javier Bello. Eso sí, por el porcentaje de votos obtenido por todos, en esta ocasión sería bastante difícil que el popular alcanzase el 40% de los votos válidos, salvo que se produjese una fragmentación total del voto de izquierdas. En este caso el nuevo Pleno complutense quedaría de la siguiente manera: PP, 14 escaños; PSOE, cinco escaños; Somos Alcalá, cuatro escaños; Ciudadanos, dos escaños; España 2000, uno; e IU, un escaño.

En Torrejón no sería necesario acudir a una segunda vuelta, pues el PP consiguió en las pasadas elecciones el 48,86 % de los votos gracias al “efecto Rollán”, lo que les mantiene en catorce escaños. Utilizando los resultados de las autonómicas, sin embargo, la situación hubiera sido distinta: el PP, con el 33,59% de los votos hubiera conseguido catorce escaños, al dejar a más de diez puntos a un PSOE con el 22,87%.

En Coslada se produciría una situación muy parecida a la de Alcalá, con tres partidos abocados a una segunda vuelta al conseguir el PP con un 24,93%; el PSOE un 23,01%; y Somos Coslada un 19,39%. Si Raúl López hubiese alcanzado el 40% de voto, el Pleno de Coslada hubiese quedado así: PP, trece concejales; PSOE, cuatro; Somos Coslada, tres; Ciudadanos, dos; IU, dos; y ARCO, uno.

En San Fernando también se podría haber producido un vuelco importante de haberse aprobado esta reforma. El PP se hubiese enfrentado en segunda vuelta a tres partidos de izquierda, PSOE, IU y SFH Si Puede, lo que podría haberles entregado la victoria con cierta facilidad. El Pleno virtual del Real Sitio quedaría conformado así : PP, once concejales; SFH Si Puede, cuatro concejales; PSOE, tres concejales; IU, dos concejales; y España 2000, uno.

En Arganda Pablo Rodríguez Sardinero se hubiese convertido en alcalde en primera vuelta, al sumar el 31,96% de los votos válidos, y dejar al PSOE a más de diez puntos (en concreto Guillermo Hita consiguió un 20% de los votos). El nuevo Pleno de Arganda quedaría configurado de la siguiente manera: PP, trece concejales; PSOE, cuatro; Cs, tres; Ahora Arganda, dos; IU, dos; y Arganda Sí Puede, un concejal.

Por último Rivas es el municipio en el que más difícil de prever es lo que podría ocurrir de ponerse en marcha la Reforma Electoral. Tres partidos lucharían por la segunda vuelta, Somos Rivas, Rivas Puede y el PP, en una configuración que, en principio, favorece a los populares. Para saber lo que ocurriría habría que ver el comportamiento del votante socialista y de Ciudadanos, al borde del quince por ciento de votos, y capaces de decantar la balanza en una u otra dirección. Si los votantes socialistas apoyasen a Somos, la lista de IU podría alcanzar el 40% y la mayoría absoluta, pero si sus votos se dividen con Rivas Puede, podría llegarse a producir un impredecible empate a tres con un 30% de votos cada uno. En este caso lo que prevé la Reforma es volver a la fórmula proporcional básica, es decir el reparto de escaños que otorgó la Ley D´Hont el pasado 24 de mayo.

Tras esta extrapolación queda claro quién es el gran favorecido de la Reforma planteada, que busca aprovechar la atomización de la izquierda a la que vez que neutraliza a Ciudadanos para quedarse con todo el voto de centro-derecha. Sin embargo esta Reforma puede tener consecuencias imprevisibles, como la llamada al “voto útil” a una de las candidaturas de izquierda, lo que barrería del mapa político a los populares; o el previsible enfado de un Ciudadanos que, hoy por hoy, es clave para la gobernabilidad en gran parte de las autonomías.

Pero por otra parte, esta Reforma intenta solucionar, a posteriori, los resultados de unas elecciones locales como las del 24-M que, muy difícilmente, volverán a repetirse dentro de cuatro años. Si, como todo apunta a día de hoy, Ciudadanos se afianza como tercer partido ante la caída de los partidos de unidad popular, esta reforma favorecería de forma muy evidente al PSOE, que se alzaría con la victoria de forma cómoda en prácticamente toda España.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar







































































Mitula



















A Todo Color



































Noticias Relacionadas