x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

06
Jun
2017
Ron Lalá y Teatro Yeses, ganadores de los Premios MAX de Teatro 2017 PDF Imprimir E-mail
Zona Este - Cultura Alcalá
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

La Cervantina se llevó el Premio a Mejor Espectáculo Musical

Durante la noche de ayer el mundo del teatro vivió su gran noche, y es que, al igual que los Goya, o los Amigo, las artes escénicas también tienen sus premios. Se trata de los MAX, que cumplían veinte años en una gala muy especial que dejaba dos premios en la Zona Este. Y es que, tras la victoria el año pasado del montaje ripense “La Piedra Oscura”, esta vez ha sido Alcalá quien se llevaba dos premios.

Así la compañía de teatro residente en la localidad complutense, Ron Lalá se alzaba con el premio al Mejor Espectáculo Musical tras derrotar a “Gente Bien”, el último musical de La Cubana; y el montaje “Sugar - Ningú no és perfecte”. Los alcalaínos conseguían el premio por ese remix de textos cervntinos con el que han recorrido media España y que han escuchado hasta los Diputados en el Congreso llamado “Cervantina”.

El segundo premio que se quedaba en Alcalá se dio a conocer hace ya unos meses, pues se trata de uno de los premios honorificos que entregan los organizadores. En concreto es el premio al Mejor Grupo de Teatro Aficionado, galardón que se llevaba el Grupo de Teatro Yeses, formado por reclusas de la cárcel de mujeres de Alcalá.

El comité organizador de los Premios Max de las Artes Escénicas ha concedido el Premio Max al Aficionado a las Artes Escénicas 2017 a Teatro YESES y ha destacado su larga trayectoria como proyecto que favorece la reinserción de las presas a través de la cultura y la interpretación, abordando textos teatrales de fuerte carga social y política y que reivindican la figura de la mujer en la sociedad. Elena Cánovas, directora de YESES, recibirá el galardón el próximo 5 de junio en la gala de la XX edición de los Premios Max de las Artes Escénicas que organiza la Fundación SGAE, con la colaboración de la Generalitat Valenciana, en el Palau de les Arts Reina Sofía de Valencia.

En 1985, la funcionaria de prisiones Elena Cánovas creó en la cárcel de mujeres de Yeserías en el grupo de Teatro YESES que, desde entonces, ha llevado a escena más de 50 montajes con una complejidad técnica y artística que se supera año tras año. Una actividad que ahora se reconoce con el Premio Max Aficionado y que Cánovas recibe como “un privilegio que otorga visibilidad al teatro carcelario y sirve de ejemplo para que otras instituciones se animen con esta experiencia reintegradora que lo colma todo”

Tres décadas de trabajo y más de 800 mujeres han formado parte de esta compañía “única” que desde el principio se propuso “superar los límites de un mero taller carcelario”, afirma la directora. “El camino ha sido difícil, pero hemos conseguido que las presas giren por todo el mundo, hemos actuado en teatros y festivales en el exterior, contamos con la participación de artistas profesionales y un público propio. Ahora somos una familia”, continúa.

A través del teatro, las mujeres interpretan y disfrutan de una experiencia que les permite crecer, conocer ideas y desarrollar valores humanos. “La cárcel es muy dura e ingresan con miedo, depresión, desorientadas… Muchas de ellas no tienen cultura, nunca han asistido a una función de teatro y hay que arañar en su ser para que se expresen. Sin embargo, todas estas limitaciones contrastan con su empatía, entusiasmo y espontaneidad sobre el escenario”, explica.

De este modo, Teatro YESES nació para demostrar el trabajo positivo de los centros de reclusión y, sobre todo, para proporcionar estímulos a las reas. “Cuando se ilusionan con el proyecto, crecen y toman conciencia de que su vida es importante. El teatro les eleva la autoestima, el trabajo en equipo desarrolla sus valores de convivencia, solidaridad y fraternidad y, por tanto, les ayuda a la reinserción social”, destaca.

Pese a todo lo conseguido, Cánovas echa la vista atrás y recuerda unos inicios duros, repletos de limitaciones. "Me encontré con unas cárceles rígidas, con uniformes, en las que estaba mal visto establecer vínculos entre funcionarias y reclusas. Yo quería cambiar aquello a través del teatro", prosigue.

Más de 50 montajes y tres décadas después, las Yeses han recibido numerosos premios de teatro y en el camino se han encontrado con la complicidad de actores de prestigio. Pepe Viyuela, Antonia San Juan o Loles León son solo algunas de las caras conocidas que han interpretado junto con las reclusas el repertorio de la compañía, piezas que combinan obras clásicas y contemporáneas con textos de creación colectiva y que, ante todo, reivindican el valor de la mujer. “Siempre elegimos espectáculos contra actitudes machistas, que hablen de la igualdad y la justicia social con un tono irónico y cómico, no queremos obras dramáticas, y si no los encontramos, los construimos”, detalla Cánovas.

Poco a poco, ese pequeño taller de teatro ha roto con los paradigmas penitenciarios tradicionales, ha espoleado las mentes de aquellos que veían la actividad con escepticismo y ha abierto una ventana a las reclusas demostrando así que “la cárcel no es un castigo sino una oportunidad de aprendizaje”, concluye.

Teatro YESES nace en la antigua cárcel de mujeres de Madrid Yeserías en 1985, pasando unos años más tarde a la prisión de Carabanchel Mujeres. Actualmente tiene su sede en el Centro Penitenciario de Madrid I Mujeres en Alcalá de Henares. Elena Cánovas dirige este taller que,  desde su inicio en 1985, quiso parecerse a los grupos del “mundo libre”.

Desde entonces han realizado alrededor de 50 montajes teatrales, han desarrollado sus propios textos como Mal Bajío, La balada de la cárcel de Circe o Ahora que vamos deprisa, vamos a contar verdades y han emprendido giras por todo el mundo. Entre ellas, destaca su participación en el Encuentro Europeo de Teatro y Prisión, celebrado en Berlín en el año 2000. Además, esta experiencia fue retratada por la realizadora Belén Macías en su opera prima El patio de mi cárcel.

Teatro YESES cuenta con el accésit al Premio Calderón de la Barca, Premio Dionisos de Teatro a proyectos teatrales de gran repercusión social, otorgado por UNESCO en 2007 y el Premio Mujeres en Unión 2008, concedido por la Unión de Actores, entre otros. Además, la labor de Elena Cánovas ha sido reconocida con la Medalla al Mérito Penitenciario en 1997.

En la actualidad, Elena Cánovas se encuentra inmersa en la presentación de un libro con motivo del trigésimo aniversario de la compañía. Tres décadas de trabajo, que han servido para reinsertar al 98% de las presas que han participado en Teatro YESES.

La autoría -y muy especialmente, la autoría con acento femenino- fue el eje sobre el que giró la gala de la 20ª edición de los Premios Max de las Artes Escénicas. Un explícito y emotivo homenaje a los creadores en el que, además, no faltó un guiño a estas dos décadas de existencia de los galardones más importantes del teatro y la danza en España. Organizada por la Fundación SGAE, con la colaboración de la Generalitat Valenciana, la ceremonia se celebraba en el Palau de les Arts de Valencia y fue retransmitida por La 2 de Televisión Española (TVE) en directo.

Dirigida por Joan Font, máximo responsable de la compañía Comediants, la gala fue conducida por la popular actriz, humorista y presentadora Ana Morgade. “La gala de este año quiere ser un canto a la autoría ya que sin los creadores no habría nada: ni música, ni teatro, ni danza… Y poniendo el acento, además, en la autoría en clave femenina, pues son enormes las dificultades cotidianas que la mujeres deben sortear para poder llevar adelante su trabajo en el ámbito de la creación. Creo que este es un tema todavía pendiente en las Artes Escénicas”, afirma Font.

En este sentido, Inés París, presidenta de la Fundación SGAE y primera mujer que ostenta este cargo en sus 20 años de existencia, expone: “Sin la aportación de las mujeres al mundo de  la creación nos perdemos el testimonio, los sueños, las ideas y realidades de la mitad de la Humanidad. Poner los medios para que haya más mujeres autoras debe ser un compromiso de toda la  sociedad, no es un ‘asunto de mujeres’ sino de democracia, diversidad y riqueza creativa”.

Para ello, se ha diseñado un espectáculo eminentemente festivo, sorpresivo, de espíritu mediterráneo y, sobre todo, muy novedoso. “Es una historia colectiva que huye deliberadamente del formato habitual de este tipo de ceremonias y que pretende mostrar el amplio abanico de géneros que encajan en el concepto de Artes Escénicas; habrá, así, espacio para la música, el circo, la magia, la danza o el teatro de calle”, añade el director. Por otro lado, en referencia al 20º aniversario de los Premios Max, la celebración ofrecerá también una “reflexión en torno al paso del tiempo en las Artes Escénicas”.

Muy en línea con el espíritu valenciano, precisamente, la música estuvo muy presente durante todo el espectáculo. La creación y dirección musical corre a cargo de los valencianos Josep Zapater y Noèlia Pérez, artífices del aplaudido montaje Two ladies or not two ladies. “La música ha sido escrita específicamente para la gala y será intepretada por una formación creada también a propósito para el espectáculo. Es una música muy festiva y teatral”, revela Joan Font, quien ha querido contar con una amplia representación de artistas de la Comunidad Valenciana para la ceremonia. “La gala es, de algún modo, una mirada a la creación valenciana y debo decir que ha sido fantástico poder trabajar con tan buenos autores y artistas de aquí”, añade.

No es la primera vez que Joan Font se enfrenta a un montaje de estas características. En 1999, de hecho, dirigió la segunda edición de los Premios Max. El director de Comediants se muestra “agradecido y feliz por repetir encargo. Imagino que aquella vez no debí hacerlo demasiado mal”, bromea. “Además, me encantan este tipo de retos, la posibilidad de mezclar a profesionales de diversas disciplinas y vivir el proceso de la creación con un nivel máximo de intensidad y en un plazo de tiempo muy reducido. Es una locura, pero una locura que me encanta”, concluye. Esta edición de los Premios Max cuenta con la colaboración de la Generalitat Valenciana, el Ayuntamiento de Valencia, Correduría de Seguros Campos & Rial; Ernst & Young y Fluge Audiovisuales.

Durante la ceremonia desfilaron por el escenario del valenciano Palau de les Arts los ganadores de los Premios Max de las Artes Escénicas en sus 23 categorías, dado que este año se ha incorporado un nuevo galardón específico dedicado al Espectáculo de Calle, además de los tres premios especiales concedidos por el comité organizador: Max de Honor, que recibirá el autor, dramaturgo y director sevillano Salvador Távora; Max a la Contribución a las Artes Escénicas, que irá a manos de la Fundación Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro; y el Max Aficionado, para el grupo de Teatro Yeses.

Organizados por la Fundación SGAE desde 1998, los Premios Max, cuyo galardón está diseñado por el poeta y artista plástico Joan Brossa (Barcelona, 1919/1999), impulsor de uno de los colectivos renovadores del arte español de posguerra, se ha consolidado a lo largo de estos años como el reconocimiento más amplio en el ámbito de las Artes Escénicas en España.

 

Ganadores de la XX Edición de los Premios Max de las Artes Escénicas

1. Mejor espectáculo de teatro

· Només són dones de Factoria Escènica Internacional, S.L.

 

2. Mejor espectáculo de danza

· Oskara de Kukai Dantza.

 

3. Mejor espectáculo musical

· Cervantina. Versiones y diversiones sobre textos de Cervantes de Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC-INAEM) y Ron Lalá Teatro, S.L.

 

4. Mejor espectáculo de calle · Mulïer de Maduixa Teatre, S.L.

 

5. Mejor espectáculo infantil o familiar · Amour de Cía. Marie de Jongh.

 

6. Mejor espectáculo revelación · inTarsi de Compañía de Circo ‘eia’.

 

7. Mejor producción privada de artes escénicas · Historias de Usera de Kubik Fabrik, S.L.U.

 

8. Mejor autoría teatral · Alfredo Sanzol por La respiración.

 

9. Mejor autoría revelación · María Cárdenas por Síndhromo.

 

10. Mejor adaptación o versión de obra teatral · José Ramón Fernández por El laberinto mágico.

 

11. Mejor composición musical para espectáculo escénico · Damián Sánchez por Mulïer.

 

12. Mejor coreografía · Rocío Molina por Caída del cielo.

 

13. Mejor dirección de escena · Carme Portaceli por Només són dones.

 

14. Mejor diseño de espacio escénico · Curt Allen Wilmer por Hamlet.

 

15. Mejor diseño de vestuario · Iraia Oiatzabal por Oskara.

 

16. Mejor diseño de iluminación · Carlos Marquerie por Caída del cielo.

 

17. Mejor actriz protagonista · Nuria Mencía por La respiración.

 

18. Mejor actor protagonista · Ángel Ruiz por Miguel de Molina al desnudo.

 

19. Mejor actriz de reparto · Ainhoa Santamaría por La estupidez.

 

20. Mejor actor de reparto · Paco Ochoa por El laberinto mágico.

 

21. Mejor intérprete femenina de danza · Rocío Molina por Caída del cielo.

 

22. Mejor intérprete masculino de danza · Manuel Liñán por Reversible.

 

23. Mejor elenco de danza · Kukai Dantza (Jon Maya, Eneko Gil, Martxel Rodríguez, Ibon Huarte, Urko Mitxelena, Alain Maya y Jonatan López) por Oskara

 

24. Max de Honor Salvador Távora

 

25. Max a la Contribución a las Artes Escénicas Fundación Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro

 

26. Max Aficionado, Grupo de Teatro Yeses

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar















Mitula





A Todo Color








Noticias Relacionadas