x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

15
Abr
2017
Viernes Santo Alcalá 2017: Cuatro procesiones recorrieron Alcalá en Viernes Santo PDF Imprimir E-mail
Zona Este - Sociedad Alcalá
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por PP AlcaláLa Virgen de la Soledad volvió a reinar en su trayecto por las calles de la localidad

Calles a oscuras, silencio sepulcral solo roto por el sonido de una campana, y un largo recorrido por las calles del casco antiguo para unos anderos que han hecho juramento de silencio. De esta forma sobrecogedora termina la Semana Santa de Alcalá, con el desfile que mas se ha transformado en los últimos años hasta convertirse en uno de los mas espectaculares: la Procesión del Santo Entierro convertida en Procesión del Silencio.

Sin embargo, el Viernes Santo comienza en Alcalá mucho antes, en concreto a las seis de la madrugada, cuando el Cristo de la Agonía comienza su Estación de Penitencia por las calles de la localidad, una procesión, por cierto, que este año estrenaba recorrido y que pasaba por la misma fachada del Ayuntamiento justo antes del amanecer. Con la presencia de muchos vecinos que no quisieron perderse la “madrugá” alcalaína, el Cristo de la Agonía, protagonista de la escena del Calvario, junto al Cristo con la Cruz a Cuestas, abandonaba el convento de Santa Úrsula para recorrer las calles en un largo viaje que terminaba cuatro horas después.

Por la tarde el protagonismo es para la procesión que más público congrega, y no es para menos, pues procesiona la mismísima Virgen de la Soledad acompañada por el Descendimiento. Así, un año más, la “Reina de Alcalá” ocupó su trono en un espectacular palio que recorrió la localidad en un recorrido que, a diferencia de las otras tres procesiones de la jornada, no cambió con respecto a años anteriores.

Y es que el Medinaceli guardaba una sorpresa importante para su segundo desfile de la Semana Santa de 2017: nuevo recorrido pasando por la calle Trinidad con la Virgen del mismo nombre. El Medinaceli, así, volvió a poner en la calle sus mil “esclavos” en una procesión que tiñó de morado las calles de la localidad.

A las once de la noche, y después de que el resto de procesiones hubiesen terminado, Alcalá ponía en la calle el Santo Entierro, y lo hacía justo después de que los Hermanos prestasen juramento de silencio. En la más completa oscuridad el Santo Sepulcro abandonaba la Catedral para recorrer las mismas calles que horas antes había cruzado el séquito de la Virgen de la Soledad, aunque esta vez en completo silencio y alumbrado únicamente por las antorchas de los cofrades. A eso de las dos de la madrugada, el Sepulcro volvía a la Catedral poniendo punto y final a los días de Pasión de la Semana Santa complutense.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar







































































Mitula



















A Todo Color



































Noticias Relacionadas