x

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

03
Nov
2016
La reforma militar de Azaña, a debate en Alcalá PDF Imprimir E-mail
Zona Este - Sociedad Alcalá
Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Foto cedida por Fundación Largo CaballeroEl alcalaíno fue Ministro de Defensa durante la República

Alcalá de Henares acoge hoy viernes, día 4, a las 19:00 horas, en el Salón de Actos de la Universidad, el coloquio “Las enseñanzas de la reforma militar de Azaña en nuestra actual política de Defensa”, en el que tomarán la palabra Javier García Fernández, catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad Complutense de Madrid, y Javier Fernández López, militar y doctor en Derecho por la Universidad de Zaragoza, y que moderará el periodista José Andrés Rojo.

Este coloquio se enmarca dentro de las Jornadas sobre la vida y obra de Manuel Azaña, que este año versan sobre “Azaña y el Ejército”, y que desde el miércoles hasta este domingo se celebran en la ciudad natal del que fuera, entre otros cargos, Ministro de la Guerra, presidente del Gobierno de España y presidente de la Segunda República Española.

Antes del coloquio, a las 11:15 horas, en el I.E.S Isidra de Guzmán tendrá lugar un coloquio sobre la vida y obra del político alcalaíno, y la inauguración de la exposición “Azaña. Retrato de un desconocido”. Las jornadas han sido organizadas por la Fundación Francisco Largo Caballero y el Foro del Henares, con el apoyo del Ayuntamiento de esta localidad y la Universidad alcalaína, y el patrocinio de la Secretaria General de Política de Defensa del Ministerio de Defensa.

En las distintas actividades están tomando parte historiadores, militares, expertos en derecho y periodistas especializados en la materia, que están analizando la relación entre Azaña y el Ejército en aquella etapa histórica y su repercusión en la actualidad. Las jornadas se cerrarán el sábado, día 5, con un acto, a las 12:00 horas, donde se renombrará la rotonda de Alcorlo como “Rotonda de Manuel Azaña”, y el domingo, día 6, a las 10:30 horas, con un “recorrido sentimental”, desde el monumento de Cervantes, “por el Alcalá de Manuel Azaña”.

Por otra parte, el catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad Carlos III de Madrid, Ángel Bahamonde, afirmó que Manuel Azaña y los militares republicanos “nunca quisieron ganar la Guerra Civil, sino que desearon un empate técnico, que no hubiese ni vencedores ni vencidos”. “Un equilibrio que llevase a las dos Españas a sentarse a solucionar el conflicto, recalcó.

Así se expresó el historiador en una conferencia, en la Sala de Conferencias Internacionales de la Universidad de Alcalá, enmarcada dentro de las jornadas sobre la vida y obra de Manuel Azaña, que se desarrollan desde este miércoles hasta el 6 de noviembre en Alcalá de Henares, y que este año versan sobre el tema “Manuel Azaña y el Ejército”.

Según explicó Bahamonde, Azaña, que desempeñó, entre otros, los cargos de Ministro de la Guerra, presidente del Gobierno de España, y presidente de la Segunda República Española, “no quiso ganar la guerra”, porque la victoria republicana “traería una república muy alejada de la burguesa”, como la que nació el 14 abril de 1931.

El historiador denunció el “exilio interior” que tuvieron que vivir los militares que se mantuvieron fieles a la República después de la Guerra Civil. “Otros -destacó- alrededor de 1.100, se marcharon fuera de España después del conflicto”. “Tras la guerra –señaló- el dictador Francisco Franco lo tuvo claro: no quería controlar al ejército, quería su ejército, por eso, a la menor duda, era inflexible y depuró los mandos militares”.

Bahamonde calificó a los militares republicanos como “los grandes olvidados” por la historia e indicó que nunca se “rompieron los lazos entre los militares profesionales de ambos bandos durante el conflicto”, por la diferente “cosmovisión” que tiene un militar y un civil.

Antes de su exposición, Manuela Aroca, codirectora de las jornadas e investigadora de la Fundación Francisco Largo Caballero, presentó a Bahamonde como “uno de los autores más prolíficos y que más líneas de investigación ha tratado sobre historia contemporánea en España”. Aroca afirmó que el objetivo de Azaña “fue romper con la idea de que el poder militar era un poder paralelo, y muchas veces, superior al civil”. “Azaña pretendió acabar con la supremacía del poder militar sobre el civil e incorporó al ejército hombres que defendiesen esa idea”, concluyó.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

A Todo Color



































Noticias Relacionadas